Unos 200 policías nacionales se han desplegado esta mañana en varios bloques de edificios del madrileño distrito para desmantelar una decena de pisos dedicados a la venta de drogas. En los registros han detenido a 22 personas. Se trata del mayor golpe contra la heroína en Madrid y contra los narcopisos en los últimos años.

En la operación contra el tráfico de heroína, que comenzado a primera hora de la mañana, han participado 23 vehículos y agentes de la Brigada de la Policía Judicial; la Unidad de Prevención y Reacción (UPR); Guías Caninos, Subsuelo; Caballería y del Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas (GOIT); Grupo Operativo de Respuesta Rápida (GOR); y Policía Científica, entre otras.

La investigación, que continúa abierta, la ha llevado desde hace meses la comisaría de Latina y la Policía Judicial. De esta forma, han dado por desarticulado el clan de los Jiménez (la operación policial se llama ‘Jimeno’ por este motivo), también conocido como ‘Los Amoto’.

En torno a mediodía han terminado los registros en los números 8, 10, 14 y 16 de la calle Cullera, en el madrileño barrio de Los Cármenes. En los pisos se han incautado 22.500 euros, armas de fuego, numerosas joyas de oro y dispositivos electrónicos sustraídos, además de heroína.

Allí, según algunos residentes y asociaciones vecinales, se trafica con droga y heroína desde hace varios años. De este modo, el trasiego de toxicómanos, algunos de ellos violentos, era continuo, incluso durante el primer estado de alarma. Algunos drogadictos incluso se llegaron a instalar en infraviviendas cercanas para no tener que trasladarse a la zona. Además, testigos aseguran que han robado y agredido a algunos vecinos.