La alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez, ha puesto fin a lo que era un secreto a voces. Jerez se despide definitivamente de las zambombas y afrontará una atípica Navidad, donde los espectáculos tendrán lugar en lugares perimetrados pero bajo ningún concepto en la calle.

Según ha detallado la alcaldesa en una entrevista para la Cadena Ser, la decisión del ayuntamiento es clara: «no habrá, para nada, ninguna zambomba en la calle». Además, Mamen Sánchez se niega a hablar directamente de zambombas, prefiriendo optar por «espectáculos de Navidad», algo que también se encuentra en el aire debido a la complicada situación sanitaria que atraviesa Jerez en estos momentos.

La alcaldesa defiende la celebración de estos espectáculos que tendrán lugar en lugares como el Villamarta, los Claustros, Cine Astoria o la sala Compañía, con aforo reducido. De hecho, Sánchez prefiere no llamar a estos espectáculos zambombas «porque no lo son», a la vez que descarta «cualquier actividad de este tipo en la calle».

Como es lógico, los preocupantes números de contagio en la ciudad y la posibilidad de un confinamiento inminente no dan esperanzas a que puedan llevarse a cabo estos espectáculos navideños en Jerez, y mucho menos las tan esperadas zambombas.

Además, cabe destacar que con las actuales restricciones, las zambombas no podrían llevarse a cabo, aunque sea en la calle, debido a la imposibilidad de juntar a grupos de más de seis personas y menos aún en espacios cerrados.

Desde el ayuntamiento se mostraban optimistas para la celebración de las zambombas

Hace poco más de una semana, desde el Ayuntamiento se mostraban optimistas de cara a la celebración de las zambombas. Sin embargo, el terrorífico vuelco de la situación en toda Andalucía, y sobre todo en Jerez, hace que esta posibilidad se haya esfumado de un plumazo.

De hecho, el pasado mes de septiembre el teniente de alcaldesa de Dinamización Cultura, Francisco Camas, apuntaba que «habrá que espera poder conformar un número adecuado estableciendo las medidas de seguridad y viendo los lugares precisos y adecuados». Unas afirmaciones que finalmente han quedado relegadas en nada debido al incremento de casos de coronavirus en la ciudad.

La posibilidad de abrir vías alternativas a dicha celebración regalaba un balón de oxígeno para la hostelería y comerciantes del centro, que ahora tendrán que seguir viviendo en la incertidumbre de que le deparará el futuro a ellos y sus negocios.