Ha vuelto a ocurrir. Al igual que en el año 2000, nos fuimos a la cama sin saber quién era el nuevo presidente de los EEUU. En aquel año, un interminable recuento de papeletas en Florida dieron la victoria a George W. Bush ante Al Gore. De esta manera, sin un ganador claro, la estrategia de Trump pasa por judicializar todo lo que ocurra a partir de ahora si no le son satisfactorios los resultados electorales.

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump ha asegurado que ha «ganado» las elecciones presidenciales estadounidenses. Además, ha denunciado que se ha producido un «importante fraude».

Asimismo, Trump ha exigido que se detenga el recuento de votos que faltan por contabilizar, avanzando que estudia recurrir los resultados de los comicios ante el Tribunal Supremo.

«Esto es un fraude para el público estadounidense. Esto es una vergüenza para nuestro país. Nosotros nos estábamos preparando para ganar estas elecciones. Francamente, nosotros hemos ganado estas elecciones. Nosotros hemos ganado estas elecciones», ha proclamado el mandatario estadounidense en una comparecencia en la Casa Blanca.

Millones de votos por contabilizar

Trump ha lanzado este mensaje en una declaración ante la prensa junto al vicepresidente, Mike Pence, y la primera dama, Melania Trump. Dicho mensaje lo ha lanzado cuando todavía quedan millones de votos por contabilizar en EEUU y el recuento aún no ha terminado en varios de los llamados estados bisagra, los territorios que finalmente decantan la victoria en el Colegio Electoral, que elige en última instancia el ganador de las elecciones presidenciales.

Trump ha destacado que «millones y millones de personas» han votado a favor de su candidatura. Denunciado, de nuevo, que «un grupo muy triste de personas está intentando privar del derecho de voto». «Nosotros no lo permitiremos», ha recalcado.

El mandatario de EEUU ha asegurado que él y su equipo se estaban preparando «para una gran celebración» en esta noche electoral porque estaban «ganando todo» en las presidenciales y «de repente todo se ha suspendido».

Biden, en el buen camino

El candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Joe Biden, ha dicho en un discurso durante la madrugada que cree estar en «buen camino» de ganar las elecciones y ha pedido «paciencia» a sus seguidores hasta que se cuenten todos los votos.

 

«No sabremos los resultados hasta mañana por la mañana –la tarde española– ni Trump, ni yo debemos declarar un ganador, es una decisión de los americanos y estamos contentos», aseguraba Biden.

Desde Wilmington, en el estado de Delaware, Biden ha señalado que cree haber ganado el estado de Arizona y Minesota. Además, se ha mostrado confiado en sus posibilidades en Michigan, Wisconsin y Georgia. El exvicepresidente ha dado las gracias a sus votantes y les ha pedido que «mantengan la fe».

Una vez más, las encuestas han vuelto a subestimar al candidato republicano de EEUU, Donald Trump, que ha conseguido imponerse en Florida gracias al voto latino, especialmente el de los latinos. La victoria de Trump en este estado y Ohio, que son dos de los considerados estados claves ha estrechado la pugna.

Biden lidera ampliamente en Arizona y una victoria supondría arrebatar a Trump uno de los estados rojos de 2016 que el magnate neoyorkino arrebató a Hillary Clinton.

Sin embargo, el resultado de las elecciones no se conocerá en la noche electoral, ya que las papeletas del voto avanzado y el voto por correo de estados como Wisconsin, Michigan, Pensilvania o Georgia.

En estos estados, Trump está actualmente con ventaja en el recuento, pero faltan por entrar en el sistema las papeletas emitidas por anticipados que suelen ser enviadas mayoritariamente por demócratas.

El resultado electoral es incierto y podría estar sujeto a posteriores disputas en tribunales impulsadas por los republicanos para tratar de invalidar partes del recuento.