La Policía Local de Sevilla ha desalojado dos bares en la céntrica zona de la Alfalfa y en el Distrito Macarena, con un total de 66 personas en su interior. Ambos establecimientos estaban incumpliendo las medidas estipuladas para evitar la propagación de la pandemia provocada por el Coronavirus.

Del mismo modo, han paralizado la celebración de un cumpleaños que se celebraba en medio de la calle también en Macarena y en las mismas circunstancias.

Concretamente, según la información de Emergencias Sevilla, recogida por Europa Press, a las 00,40 horas de este domingo la Policía ha denunciado y desalojado un bar en la calle Pérez Galdós, en la Alfalfa, por exceso de aforo y por incumplimiento de las medidas ante la Covid-19. Había un total de 46 personas dentro de un local de unos 30 metros cuadrados.

Además, a las 01,40 horas, los agentes han paralizado la celebración de una fiesta de cumpleaños en la calle Hermanos Pablos en la vía pública, con música y personas consumiendo bebidas e incumpliendo las medidas. Se ha denunciado al responsable y a los asistentes.

Asimismo, a las 01,50 horas, la Policía Local ha desalojado y precintado un bar en la calle Brenes que ejercía la actividad a puerta cerrada, con diez personas en su interior consumiendo bebidas e incumpliendo las medidas marcadas ante la pandemia.

Desalojado un bar con 45 personas en Montellano (Sevilla)

La Guardia Civil del Puesto de Montellano (Sevilla) procedió el día 26 de septiembre al desalojo de un local de ocio en una calle de esta localidad sevillana al existir una concentración de 45 personas en su interior sin respetar las medidas para evitar la propagación del coronavirus.

En un comunicado, la Guardia Civil detalla que ante la situación de emergencia sanitaria por la Covid-19, «con la consiguiente preocupación y sensibilización por parte de la población de Montellano«, se recibió un aviso de que en el interior de un bar se podría estar celebrando una concentración de personas sin respetar las medidas de prevención obligatorias.

Una vez en el lugar, los agentes tanto de Guardia Civil como de Policía local, pudieron constatar que el local tenía las persianas bajadas, «en un intento sospechoso de ocultar lo que estaba ocurriendo en el interior».

Una vez en el interior, la Guardia Civil señala que comprobó la presencia de 45 personas, menores y mayores de edad, que estaban consumiendo bebidas, tanto en la barra del establecimiento de Montellano, como ocupando la zona central del local usada como pista de baile, sin mascarillas y sin respetar la distancia social pertinente.