El Cádiz CF y el Granada CF se vieron las caras en el encuentro correspondiente a la jornada 5ª de liga sin apenas tiempo de saborear las respectivas victorias, los amarillos en liga y los rojiblancos en Europa League. El duelo finalizó con empate a un gol de cadistas y granadinistas. Germán adelantó a los nazaríes, Alejo niveló el encuentro, y al final el árbitro no quiso ver un descomunal empujón a Perea dentro del área.

CÁDIZ CF GRANADA CF

Primeros compases y llegadas por banda derecha

Lo más destacado del arranque fue que ambos equipos intentaban acercarse con peligro al área rival siempre por la banda derecha. Los cadistas tuvieron una peligrosa incursión de Salvi y los granadinistas otra muy parecida con Kenedy como protagonista.

Milla probó fortuna al cuarto de hora

El Granada CF fue el primero de los contendientes que probó fortuna con un potente disparo desde la frontal a cargo de Luis Milla, uno de sus fichajes más destacados para esta temporada. A partir de ese momento el conjunto de Diego Martínez se hizo con la posesión de la bola y tuvo más protagonismo en ataque.

CÁDIZ CF GRANADA CF

Otra acción de peligro para el Granada la protagonizó Foulquier, que tras un sensacional slalom se plantó en el área y Cala se echó encima para evitar el gol. Neva cogió el rechace desde la frontal y su zurdazo se marchó alto.

Lesión de Iza y gol de Germán

El Cádiz CF se vio obligado a hacer su primera sustitución del partido antes de tiempo, ya que en una acción defensiva Iza sufrió un pinchazo en la parte posterior del muslo y se vio obligado a pedir el cambio. Alejo entró en su sustitución.

CÁDIZ CF GRANADA CF

Prácticamente en la siguiente acción llegó el gol visitante. El Granada sacó un córner en corto y el posterior centro de Kenedy fue el borde del área pequeña donde apareció el capitán Germán. El excadista cabeceó a la perfección  para hacer gol y Ledesma únicamente pudo hacer la estatua.

Doble oportunidad para que el Granada ampliase la ventaja

El Granada gozó de una espectacular doble ocasión para ampliar la ventaja en el marcador. Primero fue Kenedy, que envió el balón al larguero con un potente zurdazo, y después fue Puerta el que lo mandó al palo izquierdo de Ledesma.

Gran reacción cadista antes del descanso

Cuando parecía que el equipo amarillo pasaba por sus peores momentos llegó la reacción. El ‘Choco’ Lozano interceptó una indecisión de la defensa nazarí para soltar un potente derechazo desde la frontal y obligar a Rui Silva a emplearse a fondo y despejar a córner.

CÁDIZ CF GRANADA CFEn la siguiente acción fue Pombo el que tuvo el empate. El atacante aragonés recibió prácticamente solo en el segundo palo pero su definición final se marchó al lateral de la red.

El Cádiz seguía fuerte en la reanudación y… ¡gol de Alejo!

El equipo de Cervera salió de la caseta tal como entró: muy motivado y con una marcha más metida. Así las cosas, a las primeras de cambio Espino entró por la izquierda y centró al segundo palo donde se produjo un choque entre los atacantes y los defensores,  siendo Iván Alejo el más listo al clavar un golazo al aprovechar que el balón le quedó para él.

CÁDIZ CF GRANADA CF

Ocasiones para los dos equipos, pero el marcador no se movió

Diego Martínez puso toda la carne en el asador con las entradas de Roberto Soldado y Darwin Machís. El técnico sevillano buscaba el gol y el venezolano, otro excadista, lo tuvo en sus botas con dos violentos disparos desde la izquierda y siempre apareció Ledesma.

Los amarillos, por su parte, también tuvieron la suya en las botas de Lozano. El hondureño remató a la primera y como pudo un pase dentro del área de Alberto Perea. A continuación, en una clara oportunidad de gol, dentro del área, Perea fue claramente derribado mientras se disponía a disparar a portería. El árbitro no quiso ver nada. El VAR no quiso revisar nada. Las redes arden: «Si esto no es penalti, nada puede ser penalti». De haberse pitado, el Cádiz podría haber logrado su noveno punto de 15 posibles.

CÁDIZ CF GRANADA CF

Y el crono avanzaba y el equipo cadista insistía. Marcos Mauro tuvo, sobre la bocina, el gol de la victoria pero su cabezazo se marchó por encima del larguero.