Blanca Marsillach: «Siempre quise actuar con mi padre»

Homenajea a Adolfo Marsillach en la adaptación ‘Entre versos y Marsillach’ en Jerez, y elMIRA.es ha aprovechado para entrevistarla

 Por Alberto ATIENZA 

La reconocida actriz Blanca Marsillach del Río, natural de Barcelona, hija menor del gran Adolfo Marsillach, y que ha compartido recientemente cartel con Christopher Lambert en la película El inquisidor, ha visitado Jerez para trabajar en vivo con diez personas mayores en el proyecto teatral ‘Entre versos y Marsillach’, una iniciativa impulsada por Varela Producciones, la propia Compañía de Blanca Marsillach, y ”la Caixa”.

Blanca Marsillach | Noelia Herrera para elMIRA.es

Tras días de preparación y ensayo, han realizado el viernes una interpretación dramatizada de grandes versos de la poesía del Siglo de Oro español, con piezas como Poderoso caballero es Don Dinero de Francisco de Quevedo, Sonetos de Lope de Vega, Que se nos va la Pascua y Letrillas de Góngora, Canciones de San Juan de la Cruz, Vivo sin vivir en mí de Santa Teresa de Jesús, e incluso la Elegía a Ramón Sijé de Miguel Hernández.

La ciudad andaluza de Jerez de la Frontera es la séptima parada de la renovada gira de Entre versos y Marsillach que arrancó en 2016 en Barcelona y que ya ha pasado por 35 ciudades, cambiando el elenco en cada representación. El MIRA no ha dejado escapar la oportunidad de charlar con ella.

Entre versos y Marsillach es una iniciativa sorprendente y muy novedosa dentro de las artes escénicas españolas. ¿Puede indicarme cómo surge?

Bueno. Esta iniciativa surge de un homenaje que yo le quería hacer a mi padre, a través de la obra que hizo con Amparo Ribelles y María Jesús Valdés.

Siempre quise actuar con mi padre. El me dirigió en dos montajes pero nunca tuve la oportunidad de compartir escenario con él. Pensé que, gracias a las nuevas tecnologías, podía actuar con él, aún de forma virtual y compartir escenario. Y siempre lo quise hacer para un colectivo de gente mayor.

Blanca Marsillach | Noelia Herrera para elMIRA.es

Te hablo de hace por lo menos 10 años. Al principio lo hacíamos otra actriz y yo. Hacíamos todo el recorrido junto con él en retroproyección. Posteriormente lo hicimos para chicos de secundaria, para llevarles el verso a través del Rap.

Luego ya surgió la colaboración con la obra social La Caixa, donde, gracias al programa centenario que tiene para promover el envejecimiento activo saludable de la gente mayor, vio que sería algo perfecto donde encajarlo. Llevamos ya 3 años.

Nuestro lema es: «Mientras sumes años a la vida, suma vida a los años». Es un programa de amor, del alma, del corazón, donde intentamos que la gente mayor no se sienta sola, que sientan de alguna forma que todo lo que han hecho por los demás, criar a sus hijos, cuidar de los nietos… se le devuelve, que tiene sentido, que tienen cosas que contar, cosas que decir y cosas por hacer.

Como empresaria, es un teatro social, transgresor, en el que el sector al que te diriges tiene una parte muy activa, puesto que son ellos los que llevan la función.

Pueden sentir esa magia del estreno, de un primer contacto con el público, también sentir los nervios, y, sobre todo, saborear el siglo del oro y compartir escenario con Marsillach. Yo creo que para ellos es muy completo. Se sienten protagonistas, y al sentirse protagonistas, sienten que son importantes. Muchas veces, según te vás haciendo mayor piensas que el mundo te necesita menos

En el escenario actuarán junto a usted 10 mayores del Centro de participación Activa Jerez-Las Torres. ¿Cómo es la experiencia de trabajar con ellos?

Sobre todo destaco las muchísimas ganas de aprender, la humildad, su gratitud, las ganas de vivir. Les ayuda que les digas de alguna forma que son importantes, que tienen que seguir viviendo, que sin ellos nosotros no podemos seguir adelante. Por tanto, insuflar esa energía y esa vitalidad es muy bonito de ver, es contagioso. Se sienten vivos.

Entre versos y Marsillach, en Jerez, con Blanca Marsillach | Noelia Herrera para elMIRA.es

Esta obra es un homenaje a su padre, Don Adolfo Marsillach. Como actor le conocemos bien, pero ¿Cómo era como padre?

Era muy exigente, muy tímido, tenía un gran sentido del humor, sarcástico. Olía muy bien, era muy guapo, un gran seductor, y muy inteligente.

La obra es un homenaje a su padre. Imagino que, tanto él como su madre, Teresa del Río, le habrán dado muchos consejos a lo largo de su vida. ¿Puede destacar alguna de tantas enseñanzas que le dieran?

Creo que lo mejor es esto, seguir con el teatro. Aunque él nos decía, tanto a mi hermana Cristina (que también es actriz) como a mí, que no nos dedicáramos a esto, pero… si él pudiera ver que yo he cogido un lado del teatro con el que ayudar a los demás, de hacer al público partícipe, de poder, de alguna forma, identificar con los colectivos menos favorables a través del teatro, que tiene tanta fuerza, donde naces, mueres y resurges como el ave fénix de entre sus cenizas, se sentiría muy orgulloso.

Es la primera vez que actúa en Jerez, ¿Qué impresión le causa la ciudad?

Aún no me ha dado tiempo a verla. Llegué ayer por la noche y esta mañana me he levantado, he atendido a la prensa, y me he venido para acá. No me ha dado tiempo a adentrarme en el alma de esta ciudad, que la tiene, sin duda. Es una de las ciudades más emblemáticas de España

Tiene un bagaje impresionante como actriz, tanto de teatro como de cine. Ha participado en películas como ‘Los señores del acero’, ‘La Monja Alférez’, «El inquisidor», … ha actuado en obras de Miguel Mihura, Vazquez Figueroa, incluso de Tenesse Williams. Además, ha participado en series tan emblemáticas como segunda enseñanza… ¿Hay alguna película de la que guarde especial cariño?

Recuerdo con mucho cariño toda la época con José Luis Alonso, en la Compañía Nacional de Teatro Clásico, que fundó mi padre. Destaco las películas que protagonicé y coproduje junto a Cristopher Lambert, la que hice con Rutger Hauer, Fresh and Blod, (Los señores del acero) y también ‘La Jaula’, con Laura Antonelli.

Blanca Marsillach | Noelia Herrera para elMIRA.es

Ha trabajado con profesionales de la categoría de Cristopher Lambert, Esperanza Roy… ¿Hay alguno al que guarde especial cariño?

Bueno. Recuerdo con mucho cariño a Rutger Hauer, a Julia Gutierrez Caba, a Mario Monicelli, también a Giancarlo Giannini, con quien trabajé en ‘Los alegres pícaros’.

Ya para finalizar ¿Qué consejo les daría a las jóvenes jerezanas que lean este artículo y que tengan el sueño y la ilusión de dedicarse a la actuación?

Que tengan un plan ‘B’, que estudien, porque esta es una profesión muy inestable, pero, por otro lado, que tengan toda la pasión para ir detrás de sus sueño, lo cual es muy difícil. Tienes que tener un plan ‘B’, teniendo un plan ‘A’ en el que pones toda la pasión, que es conseguir lo que en verdad deseas. Luego tienes que tener uno mas frío en el que sepas que, si no resultara todo como tu esperas, siempre puedes tener las espaldas cubiertas.