Silvio Berlusconi se encuentra ingresado en un hospital de Milán con un principio de neumonía bilateral. La hospitalización del ex primer ministro italiano se ha producido dos días después de conocerse que había dado positivo por COVID-19.

La decisión de trasladar a Berlusconi al hospital San Rafael se tomó durante la noche, tras una visita a su domicilio milanés de su médico personal, Alberto Zangrillo.

Las pruebas realizadas han detectado un principio de neumonía bilateral, si bien las fuentes consultadas señalan que el estado del líder de Forza Italia no parece preocupante.

Silvio Berlusconi, que este mes cumplirá los 84 años, anunció el miércoles que había dado positivo. El jueves aseguró que se encontraba bien, sin síntomas. Según el vicepresidente de Forza Italia, Antonio Tajani, el hospital publicará un parte médico sobre el estado del histórico dirigente esta tarde.

«Ha pasado la noche sin problemas, está bien, no tiene fiebre, está todo bien», ha asegurado el portavoz de Forza Italia, Giorgio Mulè. Desde el partido siguen insistiendo en que la hospitalización fue por «precaución».

Junto a Berlusconi también se han contagiado de coronavirus dos de sus hijos, Luigi y Barbara, además de su nueva novia, Marta Fascina.  Aunque «nunca había infravalorado la importancia de la enfermedad», el magnate habría relajado las precauciones durante sus vacaciones Cerdeña, donde mantuvo numerosos encuentros con amigos.

Durante la primera oleada de la pandemia, Berlusconi en cambio redujo su agenda al mínimo y apenas tuvo contactos con otras personas. El confinamiento lo pasó en una residencia que Marina, su hija mayor, posee en el sur de Francia.