El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez , ha pedido a las comunidades, ante la proximidad del inicio del curso escolar 2020-2021, que no cierren colegios en caso de brotes detectados sin previa consulta con el Ministerio de Sanidad, ya que en caso contrario podría extenderse el virus SARS-CoV-2 en vez de aplacarlo.

Así lo ha trasladado a los líderes autonómicos durante la videoconferencia de presidentes telemática de este viernes, donde además ha avanzado la convocatoria de un Consejo se Política Fiscal y Financiera este mismo mes para hablar de financiación autonómica, según han informado a Europa Press fuentes cercanas a la reunión.

Entre otros asuntos, también ha adelantado una inversión de 3.700 millones de euros en material sanitario para los próximos dos años.

A pesar de la petición de Sánchez, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, precisó la semana pasada que son las comunidades autónomas las que tienen la potestad de cerrar colegios en caso de «transmisión generalizada y sostenida», que sería la «medida más extrema».

Competencias tanto en Sanidad como en Salud

En este sentido, señaló que son las comunidades autónomas las que tienen competencias tanto en Sanidad y Salud Pública como en Educación, aunque el ministerio puede apoyar si hay casos que requieren un análisis un poco más profundo. «Pero quien tiene la potestad de decretar esto son las CCAA», ha señalado.

El documento sobre detección de casos y brotes en la escuela debatido en la última Conferencia Sectorial de Sanidad y Educación considera que el cierre de centros educativos debe ser el «último recurso» en caso de brotes en las instalaciones y propone que en caso de brotes con transmisión no controlada, con un número mayor de lo esperado en un territorio específico, sean los servicios de salud pública de las comunidades autónomas las que realicen una evaluación de riesgo para considerar el cierre temporal del centro educativo.