La campaña de prevención del COVID-19 de Marbella (Málaga) ha cerrado el mes de agosto con el reparto de 800 mascarillas.

El edil, José Eduardo Díaz, ha destacado el esfuerzo realizado por la Policía Local, junto con Protección Civil y DYA (Detente y Ayuda) para la contención de la pandemia en el municipio, «concienciando a vecinos y visitantes sobre la necesidad de cumplir con las medidas de seguridad y sanitarias».

Además, ha recordado que las actuaciones llevadas a cabo «han sido especialmente importantes, teniendo en cuenta el incremento de la población que se llega a duplicar en la temporada alta estival».

Así, el eje central de la campaña ha sido tanto a nivel informativo como de prevención, «volcándose más Protección Civil en las playas, DYA en los puntos de mayor concentración de personas y también por las noches, mientras que la Policía Local ha estado 24 horas al día trabajando en hacer cumplir la obligatoriedad del uso de la mascarilla, del mantenimiento de la distancia de seguridad y del control de los aforos y el horario de los establecimientos», ha detallado.

Asimismo, ha señalado que tanto Protección Civil como DYA «no solo han informando a los jóvenes sobre la prohibición de hacer botellón y consumir alcohol en la vía pública, sino sobre todo de las consecuencias sanitarias que estas acciones puedan conllevar en sus familiares».

Ante su incumplimiento, Díaz ha apuntado que la Policía Local ha actuado «con contundencia», interponiendo hasta la fecha 190 sanciones por botellón y 600 derivadas del uso de la mascarilla, así como la inspección de 600 locales en el municipio. Asimismo, ha hecho un llamamiento a la ciudadanía, «porque aunque hemos realizado un gran esfuerzo, a veces es imposible llegar a todos los sitios» para detectar y frenar incumplimientos.