La Policía Nacional ha esclarecido un presunto caso de maltrato infantil en Málaga. Un menor de dos meses ha sido hospitalizado con lesiones graves compatibles con el síndrome del bebé sacudido.

Se trata de una forma de maltrato que puede provocar un daño cerebral irreparable o incluso la muerte.

El niño ingresó con lesiones cerebrales, así como fracturas en costillas y tibia. La investigación ha conllevado la detención del padre, un hombre de 35 años y origen portugués, por su presunta responsabilidad en los hechos. Así lo ha informado la Policía Nacional a través de un comunicado.

La investigación se inició a instancias del Juzgado de Instrucción número 11 de Málaga. Este dictó la práctica de diligencias para esclarecer un supuesto caso de maltrato infantil.

Un hospital de Málaga activó el protocolo

Así ocurrió después de que un hospital en Málaga activase el protocolo en estos casos. Además, remitió a la autoridad judicial un parte facultativo. En él se recogían las lesiones graves presentadas por un bebé de apenas dos meses.

El menor ingresó con pronóstico grave en un hospital en Málaga el pasado día 24 de agosto.

Presentaba lesiones graves. En concreto, fracturas en costillas y tibia, sangrado en un ojo y hematoma cerebral compatible con el síndrome del bebé sacudido o zarandeado.

Así, dada la gravedad de las lesiones y la sospecha de que estas fueran causa de un posible caso de maltrato, el hospital dio cuenta al Juzgado.

Las indagaciones en el entorno familiar del menor por parte de los agentes del Grupo de Menores (Grume) de la Comisaría Provincial de Málaga vinieron a confirmar que el bebé vivía junto a su padre y su madre, ambos extranjeros, en un domicilio situado en una localidad próxima a la capital.

Allí, el niño habría tenido contacto casi exclusivo con sus progenitores y solo puntualmente con la abuela materna.

El padre alegó que «estaban jugando»

En la práctica de diligencias, el padre del bebé habría alegado como motivo del ingreso que había estado jugando en el domicilio con el niño.

Este reposaba sobre sus rodillas, simulando el trote de un caballo, cuando empezó a convulsionar. Unas prácticas que no habrían tenido lugar en presencia de la madre.

No obstante, según la instrucción y los facultativos, la gravedad de las lesiones que presentaba el bebé no sería compatible con un mero juego.

Las pesquisas realizadas condujeron al arresto del padre por su presunta responsabilidad en los delitos de lesiones graves y malos tratos.

La autoridad judicial ha dictado una orden de alejamiento del investigado sobre su hijo, que sigue ingresado.

El síndrome del bebé sacudido es el diagnóstico resultado de lesiones serias, a veces fatales y discapacidades permanentes.

Por ello, no se trata solo de un tipo de lesión grave en la cabeza, sino una forma seria de abuso infantil.

Sacudir a un bebé puede causar lesiones severas al cerebro frágil de un bebé, que puede conllevar la muerte del niño o lesiones serias y discapacidades a largo plazo.

Estas pueden ser:

  • Daño cerebral.
  • Ceguera, sordera o pérdida auditiva.
  • Lesión de médula espinal o parálisis.
  • Parálisis cerebral.
  • Convulsiones.
  • Trastorno motor severo.
  • Incapacidades del habla o del aprendizaje.