La Comunidad de Madrid atraviesa nuevamente una situación límite dentro del marco de la pandemia del Coronavirus. Desde el gobierno autonómico limitarán las reuniones a 10 personas, reducirán el aforo en actos religiosos y en la hostelería así como tendrá preparados los hoteles medicalizados.

Son algunas de las medidas que presentará el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, dentro del plan marcado para la vuelta de las vacaciones.

«Excesiva confianza» en reuniones

Una de las medidas más destacada es la reducción a diez personas de las reuniones sociales, tal y como ha expresado Isabel Díaz Ayuso. Así como la preparación de hoteles medicalizados.

Y es que las reuniones familiares o con amigos han sido uno de los focos más habituales donde se han producido rebrotes de Covid-19, debido a la «excesiva confianza de estar con conocidos.

Restricciones acompañadas de ayudas

Por otra parte, la Comunidad de Madrid ha anunciado que ampliará hasta los 1.000 los rastreadores. Además, realizarán dos millones de test rápidos que permiten conocer el resultado en solo quince minutos.

«Nada me gustaría más que todo volviera a la normalidad y lo hiciera ya pero mientras estamos conteniendo esta ola, donde lo más importante es que no crezca la presión hospitalaria más de la cuenta, lo que tenemos que hacer es aplicar estas medidas», ha manifestado Isabel Díaz Ayuso.

Al tratarse de «decisiones durísimas», estas restricciones se irán presentando «de quince días en quince días», según se mantenga la ola.

«La idea es que los ciudadanos tengan más tiempo que organizar sus vidas porque hay miles de dudas», ha trasladado.

Ayuso ha reconocido que mientras se mantenga activo el virus «todo lo demás se va a ver perjudicado» pero «entre todos y con subvenciones y ayudas» a aquellos sectores que se van a ver afectados pronto se recuperará «el pulso».