Las comunidades autónomas que quieran cerrar colegio deberán «hablarlo» con el Gobierno central y el resto de autonomías para que exista «un conocimiento de la situación». Si bien, el Ejecutivo regional será quien tenga la última palabra en la decisión.

Según ha explicado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, las comunidades han respaldado en esta reunión cuyo objetivo era el de unificar criterios para la ‘vuelta al cole’.

Además de esto, se decidido que en el caso de que una autonomía tome la una decisión «drástica» de cierre de centros educativos, ya sea de manera parcial o generalizada, sería propicio «hablarlo» o «comentarlo» entre «todos».  Según el ministro, esta medida «repercutiría en otros territorios» y también es necesario que el conjunto del Sistema Nacional de Salud tenga «conocimiento» de la medida.

Clima de entendimiento 

 Aún así, señala Illa, es el Gobierno regional el que toma «la decisión» porque «la competencia» tanto en materia educativa como de salud pública la tienen las comunidades autónomas.

Sobre el ambiente de la reunión en este punto, el responsable de Sanidad ha indicado que «nadie ha dicho» que esta decisión de compartir la medida «no fuera pertinente». Al contrario, ha apuntado, ha habido «comentarios explícitos de apoyo» y un «clima de necesidad de coordinarse» en esta materia.

Illa ha defendido que cada territorio ponga en marcha las medidas en simetría a la gravedad que presente la pandemia en cada territorio, pero ha indicado que hay medidas, como el cierre, que hay que, «al menos, valorarla conjuntamente antes de tomarlas» porque «trasciende» a las propias comunidades autónomas y a sus sitemas de salud.