El nuevo proyecto para la protección del Lince Ibérico en España comienza su andadura. La duración prevista del proyecto es de cinco años y cuenta con un presupuesto de 18.754.029 euros, en el que la Unión Europea (UE) contribuye con el 60,67% del total de gastos elegibles.

La Comisión Europea, pone a disposición de los estados miembros un fondo medioambiental. Lynxconnect ha tenido que superar los diferentes criterios de adjudicación, como los de valor añadido a la Unión Europea para esta evaluación favorable.

«Hoy damos el pistoletazo definitivo a un ambicioso proyecto que es viable gracias al esfuerzo de 21 socios. De ahí que quiera mostrar mi agradecimiento a todos ellos por el espíritu de colaboración y consenso que han demostrado en todo momento», ha señalado la consejera andaluza Carmen Crespo.

Es un proyecto complejo de cooperación transnacional y para un ámbito territorial muy extenso, en el que participan las administraciones ambientales de dos países (España y Portugal).

El reto principal es alcanzar una población autosostenible y que sea genéticamente viable de lince ibérico, consolidando las poblaciones que existen en la actualidad en Andalucía, Castilla La Mancha, Extremadura y Portugal, además de crear otras dos: una en Murcia y otra en Sierra Harana, en Granada.

Entre los objetivos marcados, Lynxconnect está la puesta en marcha de acciones para mejorar la diversidad genética de las poblaciones de lince ibérico. Además, se pretende implantar medidas de conservación y de mejora del hábitat. También,reducir el riesgo de extinción, mejorar su estatus poblacional y combatir las amenazas que le afectan.