La Guardia Civil ha detenido a una persona por un presunto delito contra la salud pública al dedicarse al cultivo y elaboración de droga en las localidades de Cartaya y Villablanca (Huelva), donde han sido intervenidas 651 plantas en nueve plantaciones diferentes.

Según ha informado el Instituto Armado, los agentes iniciaron la denominada ‘Operación Green20’. En el transcurso de una inspección rutinaria en una finca de cítricos, observaron varias extensiones pequeñas de terreno aparceladas y con cultivos. Estos alteraban notablemente el paraje donde se hallaban.

De este modo, dada la frondosidad y espesura de la vegetación, fue necesario el apoyo de medios aéreos para su localización exacta. Una vez que se tuvo acceso al lugar, los efectivos policiales comprobaron que era una plantación de marihuana.

El ‘modus operandi’ radicaba en la formación de pequeñas parcelas entre plantas de zarzas de muy elevada altura, lo que protegía las plantas del viento y las mantenía ocultas al mismo tiempo. Además, las plantaciones tenían instaladas sistemas de riego automático con baterías, bombas de agua y temporizadores.

El número de plantaciones descubiertas han sido nueve, en las que se han podido aprehender un total de 651 plantas, de las cuales alrededor del 50 por ciento superaban los 2,5 metros de altura, estimándose un valor en mercado superior a 413.000 euros. Así mismo, se han incautado elementos de riego valorados en 8.000 euros.

El dispositivo continuó con la detención de una persona por un delito contra la salud pública por su vinculación en el cultivo.

El detenido, junto con las diligencias instruidas, fue puesto a disposición del Juzgado de Primera Instancia de Ayamonte. Por otra parte, la Guardia Civil continúa con la investigación, por lo que no descartan más detenciones.