El actor Dani Rovira sigue sumando buenas noticias. Tras anunciar hace unos días que ya había superado el linfoma que padecía, ahora ha alegrado a sus seguidores al comunicar que retoma su trabajo.

«Hoy es el primer día de rodaje de un proyecto que llevo años queriendo hacer. Igual no bailo como aquí, mi amigo Miguel, pero estoy igual de feliz por poder empezar a currar hoy», ha sido el mensaje con el que ha anunciado su vuelta al trabajo.

De la misma manera, anunció también que el próximo mes de marzo se volverá a subir a un teatro en Madrid con su obra ‘Odio. Segundo asalto’.

«Juntando todas vuestras ganas, no suman ni la mitad de las mías», comentaba antes de decir que las entradas ya están a la venta. «Tú verás qué haces», concluía su post.

Apoyo a Carla Suárez

El pasado martes, Rovira, antes de conformar su vuelta al trabajo también mostró todo su apoyo a la tenista Carla Suárez tras su anuncio de que padecía el mismo cáncer que el actor.

Hay que recordar que la tenista Carla Suárez de 31 años, ha sido diagnosticada con linfoma de Hodgkin, un tipo de cáncer, según transmitió este martes la propia jugadora a través de las redes sociales y en un escrito enviado a media tarde por su gabinete de comunicación.

Ahora, la canaria, que afrontaba la recta final de su carrera puesto que iba a retirarse al cierre de esta temporada, emprenderá un tratamiento de quimioterapia durante los seis próximos meses.

Desde hace más de un mes, la tenista no había podido entrenarse y guardaba reposo en Barcelona, donde reside, a la espera de obtener un diagnóstico que se hacía esperar.

“Al exponerme a la intensidad que exige la preparación deportiva profesional, mi cuerpo viene respondiendo con una indisposición general.

No he podido completar sesiones de práctica desde el pasado mes de julio. En los últimos días habrán observado a través de diferentes publicaciones mi ingreso en un centro hospitalario”, explicó en la nota.

En paralelo, Suárez confirmó la semana pasada su renuncia a participar tanto en el torneo de Cincinnati como en el US Open. “Los resultados clínicos me han confirmado la aparición de un linfoma de Hodgkin en mi cuerpo”, confirmó.

“El equipo médico me indica que la detección es temprana, su proliferación es curable y de pequeñas dimensiones”, expuso la 71ª de la lista mundial, que llegó a ser la seis del mundo en febrero de 2016 y es una de las jugadores más emblemáticas del tenis español, teniendo a sus espaldas más de 850 partidos individuales y siendo una fija en los Grand Slams.

Seguir diariamente el consejo médico

“El único objetivo que tengo en estos momentos es seguir diariamente el consejo médico, quedando cualquier otra realidad en un segundo plano”, concluye Suárez, ganadora de dos títulos de la WTA: Oeiras, en 2014 y Doha en 2016.

Este último, un trofeo mayor. Muy reconocida en el vestuario, ha navegado siempre a contracorriente, en medio de un tenis en el que prevalece la complexión y la potencia. Sin embargo, se ha desenvuelto entre las más fuertes en las cotas altas a base de técnica e inteligencia