Muere de un disparo en una pelea una joven de 15 años embarazada

La adolescente paseaba con su pareja cuando un tiro le alcanzó el corazón

La violencia extrema sólo reporta trágicas consecuencias. Así ha sucedido con una joven adolescente de 15 años, embarazada, que ha muerto de un disparo en medio de una pelea entre bandas rivales. Ya se ha detenido a un hombre de 28 años como presunto autor de tan execrable asesinato.

Los hechos sucedieron en la tarde del pasado domingo día 2 del corriente mes de agosto. Milagros Soledad Tornari, de 15 años, estaba plácidamente paseando con su pareja, con su novio. Nada hacía prever cuanto iba a suceder apenas unos segundos más tarde.

Porque de pronto la pareja se vio en medio de una pelea entre bandas rivales. Un golpe de mala fortuna. El enfrentamiento les pilló sin comerlo ni beberlo. Pisaron el lugar equivocado en el peor momento. Una fatalidad a modo de sorpresa con destino fatal.

La chica recibió un balazo en el corazón. La desgracia sucedió en la ciudad Mar del Plata (Argentina). La así considerada batalla campal la protagonizaron dos bandas rivales de los barrios Santa Rita y Pampa. Una guerra recíproca que venía de lejos.

Fue un vecino del lugar quien trasladara a la víctima al Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) de Mar del Plata. En el centro médico enseguida le extrajeron la bala, un proyectil del calibre 38 que se había alojado a la altura del tórax provocándole la destrucción del pericardio.

El disparo fue mortal. Los médicos no pudieron hacer nada: falleció poco después a raíz de las heridas sufridas. Gracias a las aportaciones de los testigos, la policía pudo detener enseguida al presunto autor de los hechos.

Se trata de un hombre de 28 años de nombre Mariano Leonel Balasteguin, que tuvo que ser protegido para evitar que fuera agredido por los vecinos. La ira social que ha provocado este asesinato es una realidad más que comprensible.

Aún así, y pese a las férreas medidas protectoras, una treintena de familiares, amigos y vecinos de Milagros Soledad Tornari desfilaron hasta la casa de Balasteguin, inmueble al que acabaron prendiendo fuego. El apartamento, una planta baja, acabó calcinado.