¿Cuál será el destino del Rey Juan Carlos I?

Diferentes medios de comunicación sitúan al emérito en Portugal

Una vez hecha pública la decisión del Rey Don Juan Carlos de abandonar España «ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada» y que ha trasladado a su hijo Don Felipe mediante un escueto comunicado, se ha conocido que el emérito ya no se encuentra en nuestro país.

Diferentes incógnitas se abren ahora acerca de dónde se encuentra en estos momentos Don Juan Carlos y dónde establecerá su residencia una vez ha anunciado una abdicación que, aunque esperada, sigue sorprendiendo. Si el comunicado del monarca se hacía público en torno a las 18.00 horas del pasado lunes, poco después conocíamos que el Rey había abandonado nuestro país el pasado fin de semana rumbo a un destino desconocido.

Varios medios lo sitúan en Estoril

Según medios de comunicación portugueses, Don Juan Carlos se encuentra en Estoril, localidad lusa donde vivió con sus padres, Don Juan y doña María de las Mercedes, y sus hermanos Don Alfonso, Doña Pilar y Doña Margarita. Un lugar pequeño, tranquilo, donde el monarca pasó gran parte de su infancia y donde todavía conserva varias amistades.

Otras fuentes apuestan porque el emérito ha volado, previo paso por su Sanxenxo querido – donde habría pasado parte del pasado fin de semana despidiéndose de su íntimo amigo Pedro Campos – a República Dominicana. En el país caribeño, Don Juan Carlos cuenta con el apoyo de la familia Fanjul, especialmente de Pepe Fanjul, con quien tiene relación de hermanos.

El empresario cubano, dueño del lujoso complejo hotelero «Casa de Campo» en La Romana, dispone de varias residencias que pondría sin dudar a disposición del Rey para instalarse el tiempo que necesite. Allí estaría arropado por numerosas amistades y estaría cerca de Miami para poder ir al médico en caso de algún contratiempo de salud.

Suiza, otra opción

Tampoco cabría descartar que el monarca se haya trasladado a Suiza, país donde además de vivir su hija Doña Cristina y sus nietos Miguel e Irene Urdangarín, tiene poderosos amigos que le ayudarían en lo que necesitase. Por último, y según revela el diario ABC, Don Juan Carlos confesó hace unos años que, si tuviera que exiliarse – siempre hipotéticamente – se iría a Nueva Zelanda, porque ese país reunía atractivos como la vela y la gastronomía, que tanto le gustan al emérito. Los Emiratos Árabes, otrora paraíso del padre del Rey Felipe VI, parecen descartados totalmente.

Tanto su destino actual como el lugar dónde finalmente establecerá su residencia Don Juan Carlos son por el momento una incógnita, puesto que según fuentes cercanas, su intención es regresar a España, que es donde quiere estar, cuando pase el tiempo y la opinión pública se olvide un poco de los escándalos que recientemente han salido a la luz.