Agrede salvajemente su pareja, tirándola de su silla de ruedas y golpeándola en el suelo

El individuo fue trasladado a dependencias policiales, para, posteriormente, ser puesto a disposición judicial 

Efectivos de la Policía Local de Málaga han detenido a un hombre de 28 años como presunto autor de un delito de violencia de género en una intervención en la que un equipo del Grupo Operativo de Apoyo (GOA) del citado cuerpo policial precisó derribar la puerta de entrada al piso en el que convivían utilizando un ariete.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 22.30 horas de la noche del sábado 1 de agosto en el distrito Carretera de Cádiz, cuando, según pudieron observar testigos de los hechos, el individuo comenzó a agredir a su pareja de forma continuada, la cual estaba sentada en una silla de ruedas, llegando a tirarla al suelo, donde, presuntamente, continuó golpeándola, hasta que la víctima se volvió a sentar sobre la silla y ambos se marcharon al domicilio.

Hasta el lugar se desplazaron unidades de zona de la Policía Local de Málaga, cuyos agentes subieron hasta el piso en el que convivía la pareja, situado en la séptima planta de un bloque, escuchando a su llegada una fuerte discusión con gritos y sollozos que trascendía desde el interior del inmueble.

Los agentes llamaron al timbre y pegaron en la puerta, tras lo que cesaron los gritos, no obteniendo ninguna respuesta desde el interior a pesar de las múltiples ocasiones en las que llamaron identificándose como policías, han informado desde la Policía Local a través de un comunicado.

Así, ante los hechos y valorando el peligro que podría estar corriendo la víctima, se comisionó a un equipo GOA de la Policía Local de Málaga para que se desplazase hasta el lugar, haciéndolo, al igual que también lo hicieron efectivos del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga, procediendo los policías locales del GOA a utilizar un ariete para derribar la puerta de entrada ante el silencio y la negativa a abrirla.

Una vez en el interior, los agentes del GOA comprobaron que había cuatro habitaciones cerradas, procediendo a derribar la puerta de la primera de ellas y comprobando que no había nadie dentro. Mientras esto ocurría, los policías locales se percataron de cómo se movía el pomo de la puerta de la siguiente habitación, por lo que procedieron a abrirla y comprobaron que el individuo se encontraba tras ella, procediéndose a su detención.

También los policías locales comprobaron que la mujer estaba escondida, agachada en el suelo, en la terraza, la cual, tras ser preguntada, manifestó a los agentes que había discutido con su marido pero que no quería denunciarlo porque estaba impedida en una silla de ruedas y él era quien la cuidaba, pudiendo observar los agentes que presentaba signos de haber sido agredida.

Una vez detenido, el individuo fue trasladado a dependencias policiales, para, posteriormente, ser puesto a disposición judicial. En cuanto a la víctima, que a simple vista presentaba heridas en la cabeza y erosiones en las manos, fue trasladada por otra patrulla de la Policía Local de Málaga a un centro médico para ser asistida.

Por último, en la puerta de la vivienda, que se encontraba alquilada por habitaciones, quedó otra dotación de la Policía Local de Málaga a la espera de localizar a la propiedad de la misma.