«Culpable soy yo, culpables son sus padres por no estar pendientes»

David Serrano, dueño de la finca donde cayó Julen, ha declarado en la mañana del jueves para defender su inocencia

El dueño de la finca de Totalán (Málaga) donde Julen, el niño de dos años que cayó a un pozo de gran profundidad, ha sido acusado de un presunto delito de homicidio imprudente grave, según la jueza del caso.

Ante esto David Serrano, ha declarado que «culpable soy yo, culpables son ellos –los padres–, que tenían que haber estado pendientes de su hijo».

Asimismo ha añadido que «aquí tanto culpa tengo yo, tanta culpa tiene el pocero, tanta culpa tienen sus padres por no estar atentos del niño porque allí se encontraba mi niña chiquitilla, pero mi niña chiquitilla estaba al cuidado de su madre».

Serrano, ha señalado a Telecinco que «no hay día que no piense en ese niño», añadiendo que «ya están las cartas echadas sobre la mesa y la jueza mismo lo ha dicho, que va a por mí». «Que si tengo que ir a la cárcel pues para allá voy. Que me vayan pintando el chabolo que voy para allá», ha afirmado.

De este modo, ha admitido que hizo mal en hacer el pozo: «Que he hecho allí un pozo mal, ilegal; perfecto. Estoy acusado por eso, pero ¿por la muerte de un niño chiquitillo?», se preguntaba a sí mismo el acusado.

Según Serrano, los padres del niño «están poseídos» y que van gritando por el barrio que «soy el asesino de su hijo», calificándolo con otra serie de «barbaridades». Además ha recordado que él es el único investigado cuando «allí había cuatro personas incluidas esos dos niños».

«El hombre que genera el peligro, que es el pocero tampoco está imputado», ha agregado, precisando que «se le coge un testimonio como un mero testigo cuando es él el que genera el peligro».

Además se ha referido al informe que presentó su defensa: «en la autopsia definitiva la piqueta sale mentada y sale mentada con el argumento que mi abogado dio», precisando «que habían alcanzado al niño, que las muestras de ADN del niño que se extrajeron del pozo fueron en la punta de la piqueta».

«Mi abogado mantenía eso y de hecho en el informe final la piqueta sale mencionada como que causó esas heridas, pero que las heridas eran pos muerte, una vez el niño había fallecido», ha terminado.