Carranza debe guiar el camino

El Cádiz recibe al Extremadura con la necesidad de sumar los tres puntos para seguir dependiendo de sí mismo de cara a la última jornada

El cadismo aguarda impaciente una de esas grandes noches, una de esas veladas mágicas que deberían conducir a los de Cervera hacia ese objetivo nunca reconocida de estar presente en el play-off de ascenso.

La impaciencia se ha multiplicado motivada por el desgraciado y fatal accidente del futbolista del Extremadura José Antonio Reyes. Eso, además de retrasar el choque 48 horas, otorga al partido unas connotaciones todavía más especiales.

No se puede ni se debe fallar. A estas alturas de la competición el mínimo error se paga. Las cuentas son muy claras. Hay que ganar para seguir dependiendo de sí mismo. Lo contrario obligaría a estar pendiente de un Deportivo que también dirime su futuro frente a un Elche que no se juega nada.

A nadie se le escapa que el encuentro está rodeado de unas circunstancias muy especiales, demasiado especiales. Un contrario absolutamente roto por la marcha de un futbolista, un entrenador con pasado deportivista. Muchos ingredientes que aportan otros tantos condicionantes previos a la cita de esta noche a partir de las 21:00 horas.

Sin embargo, más allá de las circunstancias especiales en las que llega el contrario, el Cádiz depende de sí mismo y, a nadie se le escapa, que es mucho más apetecible afrontar estas dos finales con esta gran ventaja.

Vallejo y Machís no serán de la partida. Lo del primero estaba cantado desde hace algunas semanas y el segundo se ha perdido el partido por el desgraciado desenlace de Reyes. Por contra, ese retraso de 48 horas permite, al menos a priori, recuperar a Jairo que incluso podría ser de la partida.

Cervera ha convocado a todos los disponibles, un total de 22, dejando claro que es fundamental que todo el mundo esté enchufado. Por tanto, tendrá que realizar cuatro descartes en los instantes previos.

La convocatoria completa es la siguiente: Cifuentes, David Gil, Rober Correa, Carmona, Kecojevic, Sergio Sánchez, Marcos Mauro, Fali, Matos, Espino, Brian, Garrido, José Mari, Álex, Salvi, Aketxe, Jairo, Querol, Rennella, Mario Barco, Jovanovic y Lekic.

Prueba de fuego para una entidad que se juega mucho, nada menos que luchar por esa plaza con Albacete, Málaga y Mallorca, si, como todo parece indicar, se confirma el ascenso del Granada. El botín es más que apetecible.