1.700 menores continúan recibiendo Atención Infantil Temprana en Córdoba

Los servicios de Atención Infantil Temprana actualmente, debido al estado de alarma por el Covid-19, se están prestando a distancia para no dejar de atender a estos menores que lo necesitan

La delegada territorial de Salud y Familias, María Jesús Botella, ha señalado este domingo que más de 1.700 menores continúan recibiendo Atención Infantil Temprana en la provincia de Córdoba durante la vigencia del estado de alarma. Para estos menores y sus familias “el mantenimiento en el tiempo de las intervenciones para el logro de sus objetivos es imprescindible”.

“Con el fin de garantizar en la medida de lo posible, la continuidad de la prestación del servicio y minimizar el impacto para las personas menores de seis años con Trastornos del Desarrollo o con riesgo de presentarlos y sus familias, se ha tratado de poner a su disposición estrategias y herramientas que dieran respuesta en esta situación de aislamiento a sus nuevas necesidades”, ha explicado Botella.

En este sentido, ha señalado que “desde la Consejería de Salud y Familias se entendió la necesidad de seguir prestando servicio a estos menores y poner en marcha medidas adecuadas para ellos con la finalidad de facilitar la continuidad del proceso de Atención Infantil Temprana durante este periodo y reforzar el acompañamiento y apoyo a las familias”. Así, la delegada ha asegurado que “se ha contado siempre con la dirección de los Centros de Atención Infantil Temprana que han diseñado planes de apoyo familiar y material adecuado que ha permitido continuar con las intervenciones de forma no presencial, lo que ha permitido llevar a cabo en el último mes y medio más de 20.000 horas de sesiones y con el compromiso de todos los profesionales implicados”.

La Orden 16 de marzo de 2020 de la Consejería de Salud y Familias ha facilitado la continuidad del proceso de Atención Infantil Temprana como consecuencia de la situación y evolución del coronavirus (Covid-19). Esta Orden ha permitido utilizar preferentemente como medio de comunicación entre los Centros de Atención Infantil Temprana y las familias, además de la atención telefónica, la videollamada para favorecer el contacto visual y desde los CAIT “se han adaptado en todo momento a los canales de comunicación establecidos a las necesidades de cada familia”, ha puesto de manifiesto María Jesús Botella.

Así, la delegada ha indicado que “con esta nueva vía telemática de atención a los menores y su sus familias hemos necesitado del esfuerzo e implicación por parte de los profesionales de la atención temprana para adaptarse a esta nueva metodología; ajustando su labor a los horarios de las familias para facilitar y garantizar su colaboración para que estos menores pudieran continuar recibiendo el servicio”. Por ello, ha mostrado su “más sincero agradecimiento a todos los profesionales implicados que durante el último mes y medio han estado atendieron a 1727 menores cordobeses a través de los 23 Centros de Atención Infantil Temprana”.

Por otro lado, la delegada territorial ha indicado que la Secretaria General de Familias de la Consejería ha puesto en marcha una línea telefónica gratuita para prestar apoyo psicológico a las familias con menores de seis años que padecen trastornos del desarrollo o están en riesgos de presentarlos. El teléfono gratuito 900 343 443 está disponible de lunes a viernes de 8,00 a 15,00 horas y con esta iniciativa “se ha pretendido desde el Gobierno de la Junta de Andalucía reforzar los servicios de Atención Infantil Temprana que actualmente, debido al estado de alarma por el Covid-19, se están prestando a distancia para no dejar de atender a estos menores que lo necesitan”.

Esta misma semana también se ha aprobado el Decreto que regula el concierto social para la prestación de la Atención Infantil Temprana, permitiendo este nuevo modelo de gestión dotar al sistema “de calidad, estabilidad y continuidad”. Además, aproximará los recursos a la zona de referencia del domicilio del menor, dará prioridad a las entidades de iniciativa social e incorpora cláusulas sociales y ambientales relativas a la dignidad de las condiciones laborales, la inclusión social, la igualdad de género y de oportunidades y el respeto al medio ambiente.