A prisión acusado de robos en farmacias y tiendas de varios barrios en Granada

El detenido, de nacionalidad española, se habría apropiado de la recaudación de los locales tras «forzar las persianas de cierre y llevarse las cajas registradoras»

La Policía Nacional ha detenido en Granada a un varón de 33 años, con numerosas detenciones y antecedentes policiales por hechos similares acaecidos en varios distritos de Granada, como presunto autor de al menos seis robos con fuerza cometidos en farmacias y otros establecimientos comerciales. El detenido ha sido puesto a disposición de la autoridad judicial, que ha decretado su ingreso en prisión.

Así lo ha indicado la Policía Nacional en una nota de prensa, en todos los casos, este individuo, de nacionalidad española, se habría apropiado de la recaudación de los locales tras «forzar las persianas de cierre y llevarse las cajas registradoras».

El pasado 27 de marzo fue detenido, tras ser localizado e identificado por una patrulla policial, como supuesto autor de los robos cometidos en dos farmacias de la capital, ambas en la zona norte. En la primera de ellas el detenido habría llevado a cabo su acción delictiva durante la madrugada, cuando, amparándose en la oscuridad, habría forzado la persiana metálica de entrada al local.

Una vez en su interior, se habría dirigido directamente hacia la caja registradora, «sin prestar atención a ningún otro producto de los que allí se vendían, para hacerse con ella y con la recaudación contenida en su cajón, un total en metálico de más de 300 euros».

Una segunda farmacia fue robada siguiendo el mismo patrón, pero con la particularidad de que esta acción delictiva fue repetida en dos ocasiones consecutivas en el plazo de una semana.

Nuevamente el botín conseguido en ambas ocasiones, guardado en el interior de la caja registradora, superaba los 300 euros. Al menos en uno de estos robos el presunto autor habría huido del lugar conduciendo un ciclomotor.

Las investigaciones llevadas a cabo por los agentes de Policía Nacional han podido determinar su supuesta participación en otros robos con fuerza de la zona norte y el centro de la ciudad.

El primero de ellos tuvo lugar en un establecimiento de hostelería en el que, además de causar daños al forzar la persiana, el presunto autor se llevó la caja registradora con 1.000 euros en su interior.

Una óptica de la zona centro fue otro de los negocios «elegidos por el ladrón, reproduciéndose el robo bajo las mismas circunstancias, sustrayendo la recaudación del día y otros 300 euros en efectivo».

Por último un bazar, también en la zona centro, sufrió el asalto del presunto autor durante la madrugada, quien «nuevamente consiguió llevarse la caja registradora con la recaudación depositada en su interior».