Kichi: «No tenemos miedo a ser fusilados por pensar de forma diferente»

El alcalde de Cádiz se reafirma en que «no vamos a ocultar una época de la historia»

El alcalde de Cádiz no ha querido dejar pasar la oportunidad de manifestarse sobre la memoria histórica al respecto de la polémica desatada en Cádiz por la retirada del busto de José María Pemán de su casa natal.

El comunicado de José María González es el siguiente:

«Aquí no venimos a quemar libros en la plaza del pueblo. Ni a destruir estatuas y bustos. Ni venimos a ocultar una época de la historia. Todo lo contrario, venimos a arrojar luz. Sin censuras, no como durante 40 años de Franquismo. Sin intocables. Sin miedo a ser fusilado por pensar de forma diferente.

La Memoria Democrática no viene a juzgar la capacidad literaria de Pemán, que podríamos, porque cualquier autor se encuentra sometido a la crítica. Y, sinceramente, que no comparen su obra -como he leído estos días- con nuestra generación del 27. No lo hagan. Porque Alberti, Lorca o Hernández se encuentran a un nivel muy superior desde el punto meramente literario. Al menos desde mi humilde criterio. Porque ‘La bestia y el ángel’, por mucho que quieran los nostálgicos, ni se aproxima a los versos de Miguel Hernández en ’Tristes guerras’, un poema por cierto, que a diferencia de nuestra forma de proceder sí que ha sido eliminado y destruido por el Ayuntamiento de Madrid.

Aun así, repito, con la Ley de Memoria Histórica no venimos a esconder la obra de Pemán, que sigue ahí intocable y accesible, sino a reconsiderar si son justos los honores de quien participó de forma activa en el Golpe de Estado. Y eso, que participó de forma activa en el Golpe de Estado y fue pieza activa del régimen Franquista son hechos incuestionables. Por eso, el busto ha sido retirado. Un busto, que reza la leyenda, se dedica “a quien cantó a la grandeza y el heroísmo del Ejército y su invicto Caudillo”.

Miren ustedes, vecinas y vecinos, no me gustaría que en esta ciudad un teatro lleve el nombre de quien purgó a más de 700 profesores en la provincia de Cádiz. No me gustaría que esta ciudad rinda homenaje a quien se dedicó a delatar y fue presidente de la Comisión de Depuración de Maestros. No me gustaría para esta ciudad busto y honores a quien jugó un papel protagonista en el alzamiento militar y, sobre todo, en la represión posterior. No lo quiero. Ni lo permite la ley de Memoria Democrática. Por eso, su escultura pasará a convertirse en una pieza de museo.

¿Y saben qué es lo peor? La equidistancia. O se está con la verdad, la justicia y la reparación o se está en contra. O arrojamos luz o, simplemente, dejamos intacto el manto de oscuridad. Por eso, no me duele que PP y Ciudadanos salgan a defender sus raíces y defiendan la permanencia de los honores a Pemán. No me duele, ya Juancho Ortiz defendió con distinciones y galones a “Don Ramón de Carranza”. Pero sí me sorprende el silencio cómplice del PSOE. Sí que resulta curioso que Mara Rodríguez se ponga de perfil ante un personaje histórico que purgó a docentes en esta provincia, muchos de ellos de afiliación e ideología socialista. Eso, sinceramente, genera vergüenza.

Así que frente a la equidistancia y la amnesia colectiva, comparto la tribuna tan esclarecedora, valiente y documentada de mi compañero Martín Vila. Para recuperar los retales ocultos de la historia. Y, sobre todo, porque ya no existe miedo a destapar la verdad».