Un padre mata a su hijo de 9 años mientras cazaban

Los familiares se lamentan tras el trágico accidente: “Era la luz más brillante”

Es cuanto se entiende por una fatalidad. Una fatalidad con toda sus letras. Una fatalidad con todos sus significantes. Colton Williams, un niño de 9 años, ha muerto después de que su padre lo haya disparado mientras cazaban conejos de vacaciones. Por lo visto, el hombre tiroteó a su hijo por accidente. Por puro accidente. Por mero accidente. Este aciago suceso ocurrió el pasado día 28 de noviembre en Springfield, Carolina del Sur (EE.UU.). La víctima y su padre estaban de caza el Día de Acción de Gracias, una fecha muy especial y tradicional en este país. Pero un día del todo funesto en esta ocasión.

Las fuentes próximas al caso son explícitas: Colton y su padre estaban de caza cuando, en un momento dado y por accidente, el hombre disparó su escopeta con tan mala suerte que la bala tocó de muerte el niño. La mala fortuna adquirió toda su máxima dimensión. Como cabe pensar, la familia del pequeño está absolutamente destrozada por su pérdida, y  sin dudarlo han expresado públicamente su dolor. «Son momentos duros. Estamos agradecidos a Dios por los nueve años que tuvimos con él», ha asegurado su abuelo.

Más datos sobre el fallecido:  Colton, según lo describen familiares, «era la luz más brillante». El niño era un estudiante de honor en su escuela, donde la dirección y los maestros se han lamentado de su pérdida. El destrozo emocional es generalizado. Familiares y allegados lloran su muerte. El centro donde estudiaba se ha dirigido a su página de Facebook para dar su pésame en público. En este sentido han convocado una plegaria conjunta para él.

Se han escrito necrológicas. Muchos autores derraman lágrimas sobre estos textos de despedida.  Uno de los obituarios lo describe como un niño al que «le gustaba jugar a todos los deportes, cazar, pescar y acampar». Por si fuera poco, tenía también sensibilidad por el arte, ya que disfrutaba «tocando el piano». Durante esta semana, el colegio donde asistía Colton ofrecerá ayuda psicológica a los niños y profesores. Se trata de un pesar unánime. El abuelo del pequeño ha confirmado que donarán sus órganos. Otro dato que llama a la sensibilidad: un conocido de la familia ha abierto una campaña en la plataforma GoFundMe para recaudar dinero. Por el momento, ya han conseguido más de 13.900 euros.