Apuñala a su ex delante de sus propios hijos pequeños

El agresor le asestó con un cuchillo varias puñaladas y cortes

La violencia de género no cesa. Como un cangilón inevitable -¿inevitable?- lleno siempre de sangre. Una mujer de 33 años ha sido víctima de un brutal apuñalamiento por parte de su exmarido, de 34, en su casa. En su propia casa. Cuando ya no tenía escapatoria. En el momento de la agresión, los hijos de la pareja, de 8 y 11 años, estaban en el domicilio. Terrorífico. Los hechos han sucedido este domingo día 1 en el barrio de Monte Porreiro, en Pontevedra. La mujer recibió varias puñaladas y cortes. A traición. Sin clemencia.

Todo indica que el hombre, que estaba separado de la víctima, la atacó con un cuchillo y le asestó varias cuchilladas y cortes. Con la peor de las intenciones. La mujer pudo salvar la vida huyendo in extremis de la casa y bajó a la calle para pedir ayuda a los vecinos. Para pedir ayuda desesperadamente. Solicitando un auxilio prácticamente a vida o muerte.

Un hombre no dudó en llamar con urgencia a la Policía Nacional, que llegó pronto al lugar de los hechos. También igualmente servicios de emergencia. La mujer herida fue trasladada al hospital (donde aún permanece ingresada aunque ya fuera de peligro). El agresor huyó a todo trapo después del vil ataque. Lo hizo con una precipitación nerviosa. Pero no logró desaparecer del sitio porque, minutos después, fue detenido por las autoridades a la altura de la avenida de Lugo.

En estos momentos está a la espera de pasar a disposición judicial. Está acusado de un delito de intento de homicidio. Cabe apuntar que además tenía antecedentes por violencia de género: la mujer interpuso una orden de alejamiento conta él hasta el año 2012.