La Policía Nacional ha detenido en Almería a 18 personas en un operativo policial contra los ‘growshop‘ o tiendas de productos y accesorios para el cultivo particular de marihuana en una operación «pionera» en España participada por la Fiscalía Antidroga y el Juzgado de Instrucción número 5 de Almería que persigue el cierre de uno de los canales para la adquisición de los productos y elementos necesarios para el cultivo particular de las plantas.

Según ha explicado la Comisaría en una nota, actualmente existe un «vacío legal» en la regulación de estos establecimientos, lo que permite que «de modo encubierto, muchas de sus ventas vayan dirigidas realmente al instalación tanto ‘indoor’ como en invernaderos de plantaciones ilegales de marihuana«.

Así, durante el registro del almacén intervenido por los agentes, en el que fueron detenidos el jefe de la tienda y sus 12 empleados, se hallaron «instrumentos que no son propios de este tipo de establecimientos» como filtros anti olor, lámparas halógenas de gran potencia y balastros, entre otros.

Tanto el dueño del ‘growshop‘ como los trabajadores ofrecían además asesoramiento telefónico e ‘in situ’ para problemas derivados con los cultivos ante enfermedades o crecimientos retrasados no previstos. Así, además de la plantilla han detenido a cinco clientes que poseían plantaciones ‘indoor’ de marihuana, en Almería y La Mojonera.

La operación policial realizada el pasado mes de julio en el Cerro de San Cristóbal de la capital almeriense, en la que se detuvo a 18 personas y se intervinieron más de 3.500 plantas de marihuana, 60.000 euros y seis armas de fuego, permitió derivar hacia otros grupos que «o bien vendía o bien compraban productos y accesorios para el cultivo» de marihuana en «grandes cantidades».

Investigación del ‘growshop’

Así, los investigadores, a través de la operación ‘Amnesia’, comenzaron entonces a recopilar información en torno al ‘growshop Sinsemilla’, establecido en un polígono industrial Almería. Las vigilancias efectuadas, revelaron un extraordinario trasiego de personas, quienes desembolsaban «ingentes» cantidades de dinero, acordes con las «desmesuradas» cantidades de productos y accesorios para el autocultivo de marihuana adquiridos, tales como sistemas de iluminación, hidropónicos, fertilizantes, sacos de tierra, macetas, y semillas de marihuana.

Las entregas de los productos adquiridos y hasta los inmuebles donde crecerían las plantas se llevaban a cabo «tomando severas medidas de seguridad, usado vehículos de alquiler sin conductor, citando apodos o sobrenombres, y acordando encuentros en puntos previamente convenidos». Para el caso de que el pedido hubiese sido telefónico, y el cliente radicase en algún otro punto de la geografía nacional, el almacén recurría a envíos mediante paquetería urgente.

Junto con las detenciones, la Policía Nacional registró cinco inmuebles y la sede del ‘growshop‘, en donde intervinieron 5.950 euros en efectivo, 116 lámparas, 117 transformadores, y siete filtros de aire.

Las 18 personas detenidas –15 hombres y tres mujeres– de nacionalidad española y marroquí, están puestas a disposición del Juzgado de Instrucción número cinco de los de Almería en funciones de guardia, como presuntos autores de delitos contra la salud pública, defraudación de fluido eléctrico y pertenencia a grupo criminal, quien por su parte ha acordado el ingreso en prisión de seis de ellos.