La Sección Tercera de la Audiencia de Jaén ha condenado a un anciano, A.M.B., de 72 años, a dos años de cárcel y cinco años de libertad vigilada por abusar sexualmente de una menor de 11 años a la que besó en la boca y le tocó las nalgas.

El acusado, que se ha sentado este martes en el banquillo, ha reconocido su culpabilidad y se ha conformado con la pena propuesta por el Ministerio Público y a la que se han adherido el resto de partes personadas. Aunque inicialmente Fiscalía solicitaba seis años de prisión, finalmente lo ha rebajado a dos, a efectos de cerrar una conformidad.

Además, se prohíbe al anciano acercarse o comunicarse con la menor durante los próximos tres años, se le condena en costas y deberá indemnizar a la menor en 3.000 euros por el menoscabo moral causado. Otro de los puntos que conlleva el fallo es que, durante cuatro años, el procesado no podrá tener contacto con menores.

Los hechos ya sentenciados sucedieron en Santo Tomé (Jaén) y se remontan al 27 de junio de 2018 cuando el acusado paró su vehículo y se ofreció a llevar a las menores con las que le unía una relación de vecindad. El anciano las llevó a su cortijo donde beso a una de las menores, a la que también tocó las nalgas. Todo ocurría mientras que la otra menor, prácticamente de la misma edad, se encontraba en el exterior del cortijo.

Una vez que se ha conformado con la pena, las partes han considerado que no era necesaria la continuación del juicio.