Agentes de la Policía Nacional detuvieron el pasado día 30 de octubre en Torremolinos (Málaga) a un hombre de 28 años y nacionalidad francesa. El fugitivo tenía en vigor una orden europea de detención y entrega (OEDE) dictada por las autoridades de Francia por un delito de tráfico de drogas. Además, los agentes comprobaron que tenía un pasaporte falsificado.

Según han informado desde la Comisaría provincial a través de un comunicado, el arresto se produjo cuando el ciudadano francés acudió a dependencias policiales para retirar unos efectos de su propiedad que se encontraban en el interior de un vehículo intervenido en una actuación anterior.

Los hechos se inician el pasado miércoles 28, cuando funcionarios de la Comisaría de Torremolinos intentaron interceptar un turismo que realizaba maniobras temerarias y al advertir la presencia policial emprendió la huida. Finalmente, los agentes localizaron el vehículo y detuvieron a sus ocupantes, entre ellos el fugitivo francés, por un delito contra la seguridad vial.

El automóvil fue intervenido y trasladado a dependencias policiales a fin de ser inspeccionado. Posteriormente, el fugitivo fue a dichas instalaciones con el objeto de recuperar efectos de su propiedad que se encontraban en el interior del automóvil.

En ese momento, uno de los agentes comprobó que la documentación que trataba de retirar supuestamente «presentaba signos de manipulación; realizando con las autoridades francesas las oportunas indagaciones».

Fruto de las pesquisas, se constató que la documentación era válida si bien la foto no correspondía con el titular. Los agentes comprobaron además que le consta una OEDE por Francia por un delito de tráfico de drogas. Por todo ello, se le detuvo por un delito de falsedad documental y por la orden europea en vigor. El fugitivo pasó a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional.