El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha reivindicado este martes un partido «centrado» y «moderado» para lograr el reagrupamiento de los constitucionalistas y de los socialistas «avergonzados por lo que está haciendo» el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez. «El futuro de España pasa por el centro y en el centro está el PP», ha proclamado.

De esta forma, el líder del PP ha confirmado ante sus ‘barones’ territoriales y ante la plana mayor de su partido, reunida en el Comité Ejecutivo, el distanciamiento con Vox que ya visualizó en el debate de la moción de censura presentada por Santiago Abascal contra el Gobierno de Pedro Sánchez.

En su intervención, Casado ha insistido en que su formación es «el resultado de unir y sumar». Del mismo modo, ha recordado que nació para agrupar a todos los españoles que se situaban a la derecha del PSOE. Por eso, ha apostado por «dar respuesta» a los desafíos desde el «centro del siglo XXI».

Es más, ha defendido «activar y organizar a la mayoría centrada y reformista frente al rupturismo, el extremismo y los radicales a izquierda y a derecha, que están organizados y activos». «La reforma es el sistema operativo de la democracia liberal», ha proclamado, contraponiendo así su línea de actuación con la de Vox.

El PP se abrirá de par en para para sumar más votantes

El líder del PP ha expresado su disposición a captar votantes que en su día confiaron en su partido pero que se fueron a Ciudadanos y Vox. Con ese objetivo, ha anunciado que el Partido Popular «se abrirá de par en par» a los españoles y escuchará «cuaderno en mano» a todos los sectores de la sociedad.

Casado ha subrayado que el PP es un partido «con proyecto, con alma, con raíces, que –como los grandes árboles– no hay que moverlo de su sitio central para cobijar a mucha gente». Según ha insistido, es un partido «de muchos» y «con puerta ancha para que todos puedan entrar sin que se les pregunte de dónde vienen».

El líder de los ‘populares’ ha recalcado que «moderación y centro político» son los dos elementos «clave» sobre los que debe pivotar la alternativa del PP. «Es ahí donde se sitúa la inmensa mayoría de la sociedad española. Una sociedad que es abierta, tolerante y plural», ha advertido.

Tras recordar que el centro ha sido «la piedra angular sobre la que han pivotado los grandes éxitos» de la vida política del PP en las últimas cuatro décadas, ha señalado que ahora tienen que conseguir «el reagrupamiento de todos los constitucionalistas, incluso aquellos socialdemócratas avergonzados por lo que está haciendo Sánchez», o aquellos regionalistas que «quieren seguir viviendo en una España unida y diversa».

«Tenemos una agenda realista, con los pies en la tierra, claramente europeísta y comprometida con los valores. Así, como con los principios y con las actitudes de la democracia moderna», ha manifestado.

Pablo Casado es directo: «Tenemos que ocupar el centro»

Según Casado, ahora el PP tiene la obligación histórica de ser «una imagen fiel de la España constitucional y europeísta completa, y de ser un interlocutor fiable de cuantos se oponen a la ruptura». A su entender, el partido debe seguir en el centro y hacer que España «lo esté» también para que las elecciones «vuelvan a ganarse ahí y no en los extremos».

En este punto, ha señalado que no hace falta «liderar la vuelta al centro» del Partido Popular porque nunca lo han abandonado sino que el Partido Popular «lidere la vuelta al centro de la política española». «Tenemos que ocupar el centro, darle nueva vida y nuevo valor no porque los votos se encuentren ahí, sino para que se encuentren ahí. Muchos, una gran mayoría», ha avisado.

A su entender, el PP debe asumir la tarea estratégica de levantar de nuevo en ese espacio central «una plaza abierta donde quepan todos esos españoles». Se trata, ha proseguido, de hacer que las elecciones vuelvan a ganarse con propuestas de unidad, para poner fin «al ciclo de tensiones y rupturas» en el que están sumidos desde hace ya demasiado tiempo.

La planificación del Partido Popular hasta Navidad

Tras enmarcar el proyecto del PP en las cinco ces de «confianza, coherencia, credibilidad, certidumbre y centralidad», ha anunciado una batería de propuestas que plantearán antes de Navidad: una ley de Concordia, una ley de la Gran Sociedad para el ámbito social y familiar, una propuesta educativa y su ley contra la ocupación ilegal de viviendas.

Además, ha subrayado que el Grupo Popular tiene intención de llevar al Pleno del Congreso lo antes posible la proposición de ley que registró en agosto para crear un nuevo marco jurídico para la pandemia, que «espera» que apoye el PSOE. Con esta reforma, el PP quiere evitar recurrir al estado de alarma en el futuro.

Casado ha presentado al PP como la alternativa frente a un «presidente a la fuga, ausente», que pretende huir del control parlamentario. «Un estado de alarma de seis meses es como si un bombero abre la manguera y se va del incendio», le ha afeado. Después le ha acusado de querer saltarse el «semáforo en rojo de las instituciones».

Tras acusar a Pedro Sánchez de dejar «solos» a los presidentes autonómicos, ha señalado que el PP seguirá demandado que el Ejecutivo «asuma su responsabilidad por la incompetencia, la imprevisión y ahora la cobardía para afrontar la segunda oleada» de la pandemia.