Una mujer, cuya identidad no ha trascendido, ha muerto este martes tras caer por un precipicio en un sendero del municipio malagueño de Canillas del Aceituno, según ha informado el servicio Emergencias 112 Andalucía, adscrito a la Consejería de la Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta.

El trágico accidente se ha producido sobre las 14:30 horas. Han sido varios testigos los que han alertado de la caída de una mujer por un barranco de unos 50 metros de profundidad.

La mujer se habría precipitado al río Almanchare, en el paraje La Rahíge a la altura de un puente de reciente construcción en un lugar conocido como el Saltillo.

El cuerpo de la fallecida ha quedado atrapado en un lugar de difícil acceso en el sendero

Hasta el lugar se han desplazado efectivos del Equipo de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil; Bomberos del Consorcio Provincial de Málaga; servicios sanitarios de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES); agentes del Plan Infoca, Policía Local y Protección Civil de Canillas del Aceituno y Moclinejo.

El cuerpo se encontraba en un enclave del sendero de difícil acceso, lo que ha dificultado su rescate. Así, el instituto armado ha activado el protocolo judicial para esclarecer las circunstancias del suceso.

Grave caso de violencia de género en Vélez-Málaga

En otro orden de cosas, este martes 3 de noviembre, un nuevo caso de violencia de género ha salido a la luz en la provincia de Málaga, donde una mujer ha sido víctima de agresión sexual y torturada por su propia pareja.

La Policía Nacional ha detenido en la localidad malagueña de Vélez-Málaga a un hombre de 34 años por supuestamente agredir física y sexualmente a su mujer. Según las pesquisas, el arrestado habría realizado quemaduras a su pareja sentimental con un cigarro y un tenedor escaldado. Además, la habría sometido también a prácticas sexuales vejatorias.

Así lo han informado desde la Comisaría provincial, Juzgado de Instrucción número 4 de Vélez-Málaga, que ha decretado el ingreso en prisión provisional del detenido.

La Policía Nacional tuvo conocimiento de los hechos a mediados de octubre cuando una mujer, víctima de violencia de género por hechos anteriores –mismo autor–, contactó con la Unidad de Familia y Atención a la Mujer (UFAM), informando de que, tras reanudar la convivencia con su agresor, estaba refugiada en un establecimiento.

En este sentido, la mujer habría escapado del domicilio familiar “al ser sometida nuevamente a malos tratos”; apuntando que en ese momento en su vivienda permanecía su bebé de solo unos meses junto al supuesto maltratador.

Agentes de la UFAM de la Comisaría de Vélez-Málaga acudieron al domicilio y accedieron al inmueble con la autorización de la víctima, que facilitó la entrada. Allí dieron protección al menor y fue entregado a su progenitora. Además, detuvieron al presunto agresor en relación con los hechos.

Sometió a torturas a su pareja

En esta nueva denuncia, la víctima refirió que su pareja sentimental supuestamente “le había infligido quemaduras por diferentes partes del cuerpo con un cigarro y un tenedor al que previamente había aplicado calor”. Incluso, presuntamente “la amenazó, según expuso, con marcarle la cara con estos utensilios”.

La perjudicada presentaba mordeduras y también erosiones provocadas con un arma blanca. Asimismo, el agresor habría sometido a su compañera a prácticas sexuales vejatorias contra su voluntad.

El investigado ya fue detenido en mayo de este año por hechos similares y llegó a ingresar también en prisión; si bien la perjudicada no quiso continuar con el procedimiento judicial, paralizándose las actuaciones.