La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha descartado este martes el confinamiento domiciliario de la población y ha pedido esperar hasta el próximo 9 de noviembre para ver cuál es el impacto de las medidas actuales adoptadas por las comunidades autónomas.

«No adelantemos fases», ha insistido Carmen Calvo en una entrevista en Canal Sur Radio, recogida por Europa Press, tras ser cuestionada por la petición de Asturias de un confinamiento de 15 días. «Vamos a intentar que eso no llegue. Vamos a ser como siempre contundentes y prudentes al mismo tiempo», ha añadido.

En este sentido, la vicepresidente se ha remitido a las medidas que restringen la movilidad nocturna y entre territorios para ver si dan «resultados». Eso sí, Calvo ha reconocido que es «entendible» que haya comunidades autónomas que tengan «propuestas» y actúen en el ámbito de sus competencias.

Con todo, ha recordado que desde el punto de vista jurídico un «confinamiento de esa naturaleza» solo puede ser decretado por el Ejecutivo. «Como Gobierno pensamos que estamos todavía verificando cómo funcionan las medidas que hemos tomado. Demos un poco de tiempo para ver qué pasa los próximos días», ha añadido.

Critica el respaldo de Vox a las protestas 

Por otro lado, Carmen Calvo se ha referido a los disturbios en varias ciudades en protesta contra las limitaciones para combatir contra el virus y ha instado a la «responsabilidad y la solidaridad» con los «compatriotas que están en la UCI» y con el «personal sanitario» que mantiene «día a día a la población».

«No podemos tener a gente activando las mayores irresponsabilidades, los peores sentimientos. No nos gusta que los radicales y violentos vayan a aprovechar un hueco de tensión y vida compleja. Pedimos a toda la clase política su condena y comportamiento ejemplar», ha asegurado.

Así, y tras incidir en que España es un «riguroso Estado de derecho», Calvo ha cargado contra Vox por haber «dicho una cosa y la contraria». «Ha animado y comprendido (las protestas) y luego han rectificado y ha dicho que son los sectores de la población que más cerca están de este Gobierno son los que se han rebelado. Es una contradicción absurda», ha sostenido.

A su juicio, «no sería de recibo que ningún responsable político, en una situación tan complicada», se dedicara a agitar «sentimientos y situaciones inquietantes y peligrosas». «Cada uno responderá de sus responsabilidades», ha zanjado.

El Gobierno descartó realizar confinamientos domiciliarios 

El Gobierno ha descartado que por ahora sea necesario realizar confinamientos domiciliarios, ya que considera que las medidas contempladas en el estado de alarma son suficientes para frenar la transmisión del coronavirus, según han confirmado a Europa Press fuentes del Ejecutivo.

Esta postura se produce después de que el Gobierno del Principado de Asturias haya anunciado este lunes 2 de noviembre que pedirá al Ministerio de Sanidad que se apruebe un confinamiento domiciliario de 15 días en la comunidad. El Principado cerrará toda la actividad económica no esencial y ha adelantado el toque de queda desde este miércoles, de 22,00 a 6,00 horas.

Estas son las principales medidas anunciadas por el Gobierno asturiano para evitar las interacciones sociales y la movilidad entre los concejos asturianos dada la alta incidencia del coronavirus en la región.

Sin embargo, el Gobierno descarta decretar confinamientos domiciliarios en los próximos días. De hecho, confía en que con las medidas incluidas en el nuevo estado de alarma se podrá controlar la evolución de la pandemia.

Escrivá ha remarcado que no le “consta” que se vaya a producir un confinamiento 

De hecho, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, aseguraba esta mañana que no le “consta” que se vaya a producir un cierre domiciliario inminente en España.

“No me consta. Esta pandemia hay que monitorizarla continuamente, hay que evaluar muy bien”, ha señalado el ministro en una entrevista en ‘Espejo Público’ de Antena 3, donde ha defendido que hay que evaluar las distintas medidas de restricción impuestas por el Gobierno para frenar el Covid-19.

En este punto, Escrivá ha destacado que “sería por ahora cauteloso”. “Me centraría en ir evaluando el efecto de las distintas medidas y su efectividad”, ha precisado.