El Consejo de Ministros del Gobierno de España ha aprobado este martes 3 de noviembre una nueva medida para ayudar a personas desempleadas en el país a causa de la pandemia del Covid-19.

En este sentido, el Gobierno ha aprobado un subsidio de 430 euros mensuales para trabajadores que estuviesen recibiendo prestaciones entre el 14 de marzo y el 30 de junio y no tengan acceso a otras ayudas ni posibilidad de incorporarse al mercado laboral.

Según han detallado fuentes del Ministerio de Trabajo y Economía Social, la cuantía será el 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem), es decir, 430 euros durante tres meses.

Los posibles beneficiarios tienen que estar en situación de desempleo y estar inscritos en los sistemas públicos como demandantes.

Además, podrán acceder al subsidio las personas que estén cumpliendo el mes de espera para acceder al subsidio de agotamiento de la prestación contributiva.

Los sindicatos, contentos con la medida del Gobierno

En un comunicado, Trabajo ha apuntado que el subsidio no será compatible con la percepción de la renta mínima; la renta de inclusión; salario social o ayudas análogas de cualquier administración pública.

También ha recordado que esta medida de protección a los trabajadores sin prestación se ha sometido al diálogo social. Igualmente estaba recogida en el II Acuerdo Social en Defensa del Empleo y se materializó en la disposición adicional cuarta del Real Decreto-Ley de 26 de junio.

Recientemente, CCOO y UGT pidieron que se crease la prestación extraordinaria por desempleo que se recogía en el II Acuerdo Social en Defensa del Empleo para quienes consumieron sus prestaciones por paro durante el estado de alarma.

En concreto, la propuesta sindical pasaba por que se reconociese un periodo de reposición de prestaciones a todas las personas que habían percibido y consumido prestaciones por desempleo durante el estado de alarma.

Tanto para CCOO como para UGT, esta era «una cuestión prioritaria que extiende la cobertura de protección más allá de los ERTE; dirigidos a mantener y preservar el empleo y las empresas, donde el esfuerzo realizado por la sociedad española es innegable».

Previsiones desoladoras en cuanto al paro en España

Entre 200.000 y 300.000 trabajadores como mínimo se quedarán en paro entre el 1 de noviembre y el 31 de diciembre de este año en España. Esto ocurre al decaer el compromiso de empleo de seis meses al que estaban obligadas las empresas que se acogieron a los primeros expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) por la pandemia. Al menos, así lo expresa según cálculos del presidente del Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos de España, Fernando Santiago.

Prevemos que haya una gran cantidad de despidos en los próximos meses porque está empezando a decaer ese compromiso, abriéndose la veda del despido”, afirma Santiago, que indica además que un porcentaje elevado de los trabajadores que se irán al paro hasta fin de año se debe al vencimiento de dicha limitación jurídica y otro porcentaje obedece a que la última prórroga de los ERTE no mantuvo las exenciones para todas las empresas que ya se encontraban en un procedimiento de fuerza mayor, sino sólo a las de determinados sectores.