La Guardia Civil ha detenido a un hombre en Cuevas del Almanzora (Almería) después de que unas pruebas PCR realizadas para controlar un brote de Covid-19 en una empresa revelasen que estaba usurpando la identidad de otra persona.

La investigación se inició después de que los test de Coronavirus destapasen que una misma persona había presentado documentación correspondiente a dos identidades distintas en la primera y en la segunda prueba practicada de Covid-19

Según ha informado la Comandancia, tras un «minucioso trabajo», los agentes lograron probar que el detenido, un vecino de Huércal-Overa originario de Gambia; había conseguido la documentación de un ciudadano senegalés y había usurpado su identidad para realizarse el test de Coronavirus.

De esta manera logró incluso operar con una libreta bancaria en la que llegó a cobrar el salario de la empresa para la que trabajaba este.

La investigación fructificó gracias al análisis de documentación y el contraste de las identidades de ambas personas tanto en la empresa y en la gestoría que gestiona la documentación del trabajador, como en el servicio de rastreadores del Hospital Comarcal de La Inmaculada.

La Guardia Civil también investiga a la persona cuya identidad fue usurpada. Todo ello ya que se ha determinado en las pesquisas que era consciente de que el detenido estaba usando su identidad para realizarse el test de Coronavirus sin denunciar los hechos.

Las diligencias se han puesto a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción en funciones de guardia de los de Huércal Overa (Almería).

Agrede gravemente a su marido y se entrega a la Policía en Carboneras

Una mujer, cuya identidad no ha trascendido, ha sido detenida después de que se entregara en dependencias de la Policía Local de Carboneras (Almería) tras haber agredido a su marido, quien yacía en el domicilio familiar con graves heridas cuando fue encontrado por las autoridades y los servicios médicos.

Fuentes del servicio unificado de Emergencias 112 Andalucía y de la Guardia Civil han confirmado a Europa Press que fue sobre las 10,10 horas cuando se recibió una llamada en la que se alertaba de que un hombre había sido golpeado en su vivienda, ubicado en la calle Padilla, por lo que se alertó a la empresa publica de emergencias sanitarias (EPES), a Policía Local de Carboneras y a Guardia Civil.

Presunto delito de homicidio contra su marido

La mujer, a la que se investiga por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa; se personó voluntariamente y sin oponer resistencia en la jefatura de la Policía Local. Desde allí, aseguró que había acabado con la vida de su marido, según avanza ‘La Voz de Almería’. No obstante, aunque el hombre se encontraba gravemente herido en la cabeza, aún seguía con vida.

A su llegada al centro hospitalario el hombre tuvo que ser intervenido quirúrgicamente ante las heridas que tenía en la cabeza. Estas podrían haber sido efectuadas por un objeto contundente. El caso que tiene en vilo a Carboneras se encuentra de momento bajo secreto de sumario.