El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha pedido «dar margen» a las nuevas medidas contempladas en el estado de alarma aprobado la semana pasada para comprobar si es eficaz en el control del gran alza de los contagios de Covid-19, con el objetivo de evitar el confinamiento domiciliario.

En rueda de prensa este martes, el epidemiólogo del Ministerio de Sanidad no ha descartado ir a un confinamiento duro, pero ha instado a ser «comedido». «Descartar nunca se va a descartar ninguna medida, pero tenemos que ser comedidos. No podemos poner todas las medidas cuando la situación no lo requiere. Tenemos que dar la capacidad a las medidas para mostrar su efectividad o no», ha señalado.

Simón ha reconocido que hay muchas comunidades autónomas con UCI que se encuentran «muy al límite»; pero ha puntualizado que «las características de los casos son diferentes» a las de marzo y abril.

«Ahora mismo, la gran mayoría no ha tenido que suspender una gran parte de la actividad programada de los hospitales. Desde el punto de vista asistencial, la situación empieza a ser crítica, pero no estamos en una equivalente a la de marzo y abril», ha argumentado.

Al respecto, ha insistido en «dar margen al sistema sanitario para mostrar una cierta elasticidad». «Ahora mismo no creo que sea el momento adecuado (de un confinamiento domiciliario). Podemos todavía darnos un margen para tomar esa decisión», ha reiterado, apuntando que «el primer paso» es «dar margen a todas las medidas y, a partir de ahí, tomar las decisiones».

Tiempo para evaluar las restricciones y pensar en un posible confinamiento

El epidemiólogo ha resaltado que se necesita tiempo para evaluar las restricciones, en línea con lo manifestado ayer por el ministro de Sanidad, Salvador Illa. «Esto no es una carrera a ver quién implementa más medidas, sino de encontrar un punto intermedio, poniendo por delante la salud de la población», ha argumentado.

El experto ha advertido de que el incremento del número de casos «va a generar una situación complicada» en la presión hospitalaria. En este punto, ha informado de que algunas CCAA se encuentran ya por encima del 40 por ciento de ocupación y de que la incidencia acumulada en 14 días en el conjunto de España es «muy alta», con 527 casos por 100.000 habitantes, lo que coloca a nuestro país en el puesto número 16 a nivel europeo.

Ante estos datos, Simón ha alertado de que los fallecidos van a seguir aumentando «aunque se consiguiera controlar la transmisión» en los próximos días, ya que pasan unos 7 días entre el inicio de la subida de casos y su traslación al número de muertes: «Los fallecidos se observan siempre una semana después de que los datos empiecen a acumularse».

Por último, en cuanto al descenso de nuevos casos en la Comunidad de Madrid en las últimas semanas, Simón ha asegurado que se debe al uso de test de antígenos que permite aislar a los casos estrechos de forma más rápida, así como «a las medidas de contención que se han aplicado», como el confinamiento perimetral o por zonas básicas de salud (ZBS). «En Madrid hay menos transmisión. Las medidas han tenido efecto», ha celebrado.