Pillados con más de cuatro toneladas de hachís en las costas de Almería. La Guardia Civil ha desmantelado en el marco de la operación ‘Tejijo’ una organización delictiva dedicada presuntamente a introducir grandes cantidades de hachís procedente de Marruecos a las costas de Almería.

Se ha detenido a cinco personas y se han incautado más de cuatro toneladas de hachís, según ha informado en un comunicado el Instituto Armado. Un cuerpo que también ha intervenido cerca de 1,4 millones de euros entre el valor de los bienes muebles e inmuebles y el saldo en cuentas bancarias.

La operación se inició el pasado mes de febrero, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de la existencia de «una red que estaría introduciendo grandes cantidades de hachís con embarcaciones semirrígidas en las costas de Almería, más concretamente en la zona conocida como Punta Entinas-Sabinar».

Dispositivo de vigilancia

Ante esta información, los agentes organizaron un dispositivo de vigilancia de la zona con el fin de «detectar embarcaciones que pudieran ser sospechosas de dedicarse al narcotráfico».

A mediados de abril una embarcación semirrígida navegaba a baja velocidad por el Faro de Punta Entinas, por lo que se le realizó un seguimiento. Por otro lado, se observaron movimientos en una zona de la playa que hizo sospechar a los agentes que podrían estar esperando la embarcación para descargar los bultos, según ha indicado el Instituto Armado.

Una vez que se confirmó que se había realizado un alijo varias patrullas intervinieron deteniendo a una persona que se encontraba descargando los bultos. Junto a ella se encontraba un camión en cuyo interior y en sus alrededores se hallaron 105 fardos de hachís con un peso de 3.150 kilos.

Localización del cabecilla

Posteriormente, en julio, los agentes incautaron en la misma zona del alijo anterior un todo terreno, previamente sustraído, con 31 fardos de hachís, arrojando un peso aproximado de 930 kilos.

La Guardia Civil continuó con las investigaciones y localizó a integrantes de la red que se encargarían de los alijos y al cabecilla de la misma, por lo que, previa autorización judicial, se llevaron a cabo cinco registros en varias localidades de la provincia almeriense.

En estos registros se han incautado cinco vehículos, material de comunicación e informático, documentación, dinero en efectivo así como 56 garrafas de gasolina. Tras ello, la investigación se ha centrado en las propiedades y bienes de los que dirigían el grupo, –que eran dos hermanos–, y se les ha bloqueado dos cuentas corrientes con un saldo de 118.000 euros. Por otro lado, se ha valorado el patrimonio inmobiliario bloqueado, once inmuebles, en más de 1.135.000 euros.

Otros precedentes en Almería

Hay que recordar que la Guardia Civil desarticulaba este verano una organización criminal tras detener a cuatro de sus presuntos miembros e investigar a otros dos por supuestamente introducir hachís por el Levante almeriense y para lo que usaba para su encubrimiento un centro de buceo.

Según se informaba en un comunicado, la operación, en la que intervenían 707 kilogramos de hachís, se remonta a abril, cuando a través del SIVE la Guardia Civil advirtió que una embarcación que navegaba en las inmediaciones del Cabo de Gata era sospechosa de dedicarse al tráfico de drogas.

Ante la posibilidad de realizarse un alijo inminente, desde la Central Operativa de la Comandancia de Almería se enviaron patrullas al posible lugar del desembarco. Allí, las patrullas de Seguridad Ciudadana se percataron de una furgoneta que estaba muy cargada y que junto a ella había una persona con las ropas empapadas.

Mientras identificaban a esta persona comprobaron el vehículo y encontraron sacos con pastillas que por el color y olor podrían ser hachís. Por estos hechos, fue detenido un ciudadano italiano de 54 años.

Los guardias civiles insistieron en la búsqueda de más personas en tierra, mientras el Servicio Marítimo de la Guardia Civil de Almería localiza fondeada una embarcación que coincide con la embarcación avistada por los operadores del SIVE y con su motor todavía caliente.

Los agentes del OCON iniciaron una investigación para esclarecer los hechos y detener a los presuntos responsables del alijo.