El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha afirmado en un vídeo en Twitter publicado este viernes, antes de ingresar en el hospital militar Walter Reed, que «está llevando muy bien» el proceso de recuperación del coronavirus.

Trump ha agradecido el «apoyo» recibido y ha afirmado que va al hospital para asegurarse de que «las cosas funcionen». Además, también ha indicado que su esposa, Melania Trump, que dio positivo a la vez él, también se encuentra en buen estado.

El mandatario, que ha sido trasladado en helicóptero, presenta fiebre desde esta mañana, tal y como ha indicado a la cadena CNN una fuente cercana al asunto. Tanto él como la primera dama, Melania Trump, habían anunciado horas antes que habían dado positivo por coronavirus después de que una de sus asistentes más cercanas, Hope Hicks, también contrajera COVID-19.

Uno de los médicos de la Casa Blanca ha señalado, además, que el presidente se encuentra «fatigado». Si bien su jefa de prensa, Kayleigh McEnany, ha asegurado que presenta «síntomas leves» y está «animado».

Donald Trump permanecerá ingresado durante los próximos días

«Trump está siendo hospitalizado como medida de precaución y siguiendo las recomendaciones de los médicos», ha explicado antes de señalar que «estará ingresado durante los próximos días» y «seguirá trabajando desde el propio hospital».

En este sentido, ha expresado que el presidente «aprecia el apoyo recibido para él y la primera dama» y ha informado de que se le ha administrado una dosis de Regeneron, un cóctel de anticuerpos que ha mostrado resultados positivos en la lucha contra la enfermedad provocada por el virus.

«El presidente está siendo evaluado por un grupo de expertos y, todos juntos, haremos una serie de recomendaciones tanto al presidente como a la primera dama sobre los pasos a seguir», ha explicado el equipo médico, que ha matizado que Melania Trump, por su parte, presenta únicamente por el momento tos leve y dolor de cabeza.

Desde la Casa Blanca han vuelto a asegurar que la salud del vicepresidente, Mike Pence, es buena y han querido disipar cualquier duda sobre una posible transmisión de poder: «El presidente sigue en el cargo».

Primeras declaraciones tras su ingreso

Donald Trump ha hecho saber que el tratamiento por coronavirus al que se está sometiendo en el hospital Walter Reed parece estar surtiendo efecto y ha agradecido al pueblo estadounidense su preocupación por su estado de salud, en su primer mensaje tras su ingreso a última hora de este viernes.

«¡Voy bien, creo! ¡Gracias a todos! ¡Amor!», ha escrito Trump en su cuenta de Twitter, poco después de empezar su tratamiento con el antiviral remdesivir frente al coronavirus, aunque no necesita suministro adicional de oxígeno, según ha anunciado en un comunicado el médico del mandatario, Sean P. Conley.

«No necesita ningún suplemento de oxigeno, pero tras consultar a los especialistas, hemos elegido iniciar el tratamiento con remdesivir. Ha completado su primera dosis y está descansando cómodamente», ha trasmitido el médico de Trump.

Además, un alto cargo ha confirmado a CNN que el director de la campaña electoral del mandatario, Bill Stepien, ha dado positivo en coronavirus, aunque ha asegurado que seguirá trabajando desde casa. Asimismo, Kellyanne Conway, quien fuera una de las principales asesoras de Trump, y todavía integrante de su estrecho círculo de aliados, también ha dado positivo.

Los contagios siguen aumentado en la clase política estadounidense. El último en confirmar su caso ha sido el senador por Carolina del Norte Thom Tillis, miembro del Comité Judicial. A este se suma el positivo del senador por Utah Mike Lee. Los dos senadores republicanos estuvieron junto a Trump el sábado pasado.

Podría ceder el mandato a su ‘número dos’

Ante el contagio de Trump, el presidente puede ceder temporalmente el mando del país a su ‘número dos’. Eso sí, siempre y cuando permanezca incapacitado para seguir ejerciendo las funciones.

Desde la Casa Blanca, han asegurado que la salud del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, es buena. Además, han querido disipar cualquier duda sobre una posible transmisión de poder: «El presidente sigue en el cargo».

Pence seguirá con sus actos de campaña y se enfrentará el próximo miércoles a un debate con la candidata demócrata a la Vicepresidencia, Kamala Harris. Sin embargo, habrá cambios en el formato del mismo, ya que se ampliará la distancia entre los aspirantes; –12 pies (3,7 metros)– tras los últimos acontecimientos.

En un principio, estaba estimado que la distancia entre los candidatos fuera solo de siete metros (2,1 metros). Una medida que criticaron desde la campaña demócrata, según fuentes de la cadena CNN.

Trump ha sido trasladado esta tarde en helicóptero al hospital y presenta fiebre desde esta mañana. Tanto él como la primera dama, Melania Trump, habían anunciado horas antes que habían dado positivo por coronavirus después de que una de sus asistentes más cercanas, Hope Hicks, también contrajera la COVID-19.

El mandatario anunció en mayo que las autoridades sanitarias norteamericanas habían aprobado el uso del medicamento antiviral remdesivir para tratar a pacientes de COVID-19.

La Agencia de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) aprobó el uso de emergencia de este tratamiento experimental, después de que algunos pacientes tratados con remdesivir tuvieran una recuperación más rápida tras contagiarse con el coronavirus.