Cádiz revisa sus fuentes para evitar la llegada del virus del Nilo. La empresa municipal Aguas de Cádiz va a realizar a partir de este lunes, 5 de octubre, tareas preventivas para evitar la propagación del virus del Nilo Occidental.

En concreto, se va a proceder a analizar todas las fuentes ornamentales que hay en la ciudad por si hubiese presencia de larvas de mosquitos. Si bien, esta posibilidad es remota dado que las fuentes tienen un circuito de agua en movimiento que, además, está clorada.

Aun así, hay dos fuentes en la ciudad en la que se llevará a cabo directamente un tratamiento larvicida independientemente de los resultados del estudio previo. Se trata de la cascada del Parque Genovés, en donde el agua no está clorada para no afectar a los patos, y de la fuente de las Puertas de Tierra, por su gran tamaño. Este tratamiento larvicida se realizará también en los imbornales o sumideros de las calles con mayor tránsito de personas. Se trata de un tratamiento biológico que no afecta negativamente a las personas, animales o plantas.

En cuanto a las fuentes de beber, ya existe un programa de limpieza y desinfección periódica por lo que las garantías de salubridad están garantizadas y la posibilidad de presencia de mosquitos o larvas de mosquitos es muy reducida.

Aguas de Cádiz recalca que se trata solo de una medida preventiva. El Ayuntamiento de Cádiz ya envió hace unos días un mensaje de tranquilidad puesto que no se ha detectado ningún caso de virus del Nilo Occidental en la ciudad, cuyo término municipal no está considerado zona de riesgo por la Junta de Andalucía.

Virus del Nilo

La mayoría de las personas no presenta síntomas. La mayoría de las personas infectadas por el virus del Nilo Occidental (70-80 %) no presentan síntomas.

Algunas personas presentan enfermedad febril. Aproximadamente 1 de cada 5 personas que están infectadas presentarán fiebre junto con otros síntomas como dolor de cabeza, dolor en el cuerpo, dolor en las articulaciones, vómitos, diarrea o sarpullido. La mayoría de las personas con este tipo de enfermedad se recuperan completamente, sin embargo, la fatiga y la debilidad pueden durar semanas o meses.

Pocas personas presentan síntomas graves. Menos del 1 % de las personas infectadas presentarán enfermedad neurológica grave como la encefalitis o meningitis (inflamación del cerebro o tejidos que lo rodean).

  • Los síntomas de enfermedad neurológica pueden causar dolor de cabeza, fiebre alta, rigidez en el cuello, desorientación, temblores, convulsiones o parálisis.
  • La enfermedad grave puede ocurrir en personas de cualquier edad. Sin embargo, las personas mayores de 60 años corren el mayor riesgo de enfermarse gravemente. Las personas con ciertas afecciones, como cáncer, diabetes, hipertensión, enfermedad renal y las personas que han recibido trasplantes de órganos, también corren mayor riesgo de enfermarse gravemente.
  • Recuperarse de la enfermedad grave puede llevar varias semanas o meses. Algunos de los efectos neurológicos pueden ser permanentes.
  • Cerca del 10 % de las personas que presenten infección neurológica debido al virus del Nilo Occidental morirán.
  • No hay una vacuna ni tratamientos antivirales específicos para la infección del virus del Nilo Occidental.
  • Se pueden usar analgésicos sin receta para reducir la fiebre y aliviar algunos síntomas.
  • En los casos más graves, generalmente se tienen que hospitalizar a los pacientes para que reciban tratamiento sintomático, como líquidos por vía intravenosa, medicamentos para el dolor y cuidados de enfermería.