La pandemia por coronavirus no solo se ha llevado muchas vidas sino también muchos puestos de trabajo. Es el caso de Ignacio, conocido vigilante del colegio Marianistas en Jerez.

Tras 31 años al frente de la seguridad del centro educativo El Pilar, por cuestiones económicas, la dirección del colegio ha decidido prescindir de sus servicios. Gran número de familias piden que se recapacite la decisión y vuelvan a contar con Ignacio.

A través de una petición en Change.org que ya ha superado en pocas horas las 500 peticiones, solicitan apoyo para que la dirección de Marianistas vuelva a contratarlo. Señalan que su trabajo de vigilante siempre ha sido excepcional: «Su labor siempre ha ido mucho más allá de las labores de seguridad que tiene encomendadas. Ha sabido ganarse la confianza y el cariño de todas las familias y alumnos que acuden a diario al centro desde hace varias generaciones«.

Recalcan en la petición que «este año, más que nunca, creemos que el trabajo de Ignacio es necesario e incluso imprescindible. Después de tres décadas al servicio del colegio creemos que debe seguir al frente de la seguridad del centro. Ignacio forma parte del alma de este centro educativo. Queremos que Ignacio vuelva al cole«.

Sin Ignacio, Marianistas no va a ser lo mismo

En los comentarios de dicho portal, gran número de padres y madres han manifestado sus razones para apoyar la petición. Es el caso de Susana Monge, quien señala que la labor de Ignacio en el colegio «es imprescindible, su profesionalidad y experiencia son destacables. Como anécdota, por un error del colegio, mi hija el primer día de curso con 2 años, estaba en primero de infantil, y al personal del comedor se le olvidó en la clase. Él estuvo con ella hasta que yo llegué, me llamó, ya que le extrañaba que no la hubiera recogido. A mí me dio tranquilad que me dijera que no me preocupara, que él no iba a dejar a la niña sola. Y seguramente ya estaba fuera de su horario. Luego llegué y aclaré la situación con el comedor. Se les olvidó incluirla en el listado. Él siempre ha estado con nosotros, ahora se merece nuestro apoyo.

Por parte de Juan Carlos Rosado, «su labor en el colegio va más allá de la profesionalidad. En más de una ocasión he visto cómo controlaba a algún alumno para que no saliera solo del cole. Eso lo hace porque conoce e identifica a todos los alumnos del centro. Es un valor añadido al propio colegio«.

Carmen Moreno, indica además que «al segundo día de colegio en Marianistas, mi pequeña corrió a la puerta sola entre la multitud, e Ignacio supo ver que iba sola y no la dejó salir. Nos conoce a todos desde el primer día«.

En un momento de incertidumbre como el actual, es imprescindible contar con profesionales, así lo expresa Ana Barranco. «Quién mejor que él para vigilar a nuestros hijos y controlar que se cumplan las normas de higiene dadas las circunstancias que nos ha tocado vivir. El colegio sin él no va a ser lo mismo«.