Agentes de la Policía Nacional han detenido en El Puerto de Santa María a una madre y a su hijo como presuntos autores de un delito contra la salud pública y por defraudación de fluido eléctrico.

El intervención se inició cuando un indicativo policial  que realizaban labores de prevención por la Sierra de San Cristóbal, que patrullaba  observó a un individuo que ante su presencia, se escondió mediante escalo en una finca próxima.

Los policías ante la posible comisión de un hecho delictivo, decidieron acceder a la propiedad mediante una puerta de acceso que se encontraba abierta. En su interior hallaron escondido al sospechoso que  no fue capaz de ofrecer una versión congruente del motivo por el que se encontraba allí, ni de quien.

Ante la posible comisión de un delito contra la propiedad, realizaron una inspección tanto en la finca, como en una vivienda que se encontraba en su interior, con los accesos abiertos.

Los agentes observaron  desde el exterior de la vivienda que se componía de dos habitaciones a diferentes niveles y se encontraba repleto de plantas de marihuana, así como de luces de gran intensidad y de todos los útiles necesarios para su cultivo y cuidado.

La plantación disponía de una peligrosa instalación eléctrica que alimentaba ilegalmente la abundante luminaria y los aparatos de ventilación para el sostenimiento de las 500 plantas de marihuana halladas. Momentos después se personó en la finca una mujer, la cual manifestaba ser la madre del presentado como detenido, así como la propietaria de la finca.

Ante tales hechos, se procedió a la incautación de las plantas de marihuana y a la detención de los dos implicados como presuntos autores de  un delito contra la salud pública y otro por defraudación de fluido eléctrico.