El tirón del turismo se desinfla y afecta al empleo en la Bahía

El paro sube en Cádiz y Chiclana mientras que baja en El Puerto y San Fernando, pero en ningún caso en cifras altas

El tirón del verano y la temporada alta del turismo comienza a desinflarse y ello se empieza a notarse en el empleo, y para colmo de males comienza demasiado pronto, pues las cifras de localidades como Cádiz o Chiclana indican un discreto mes de agosto que pese a las buenas cifras del sector turístico en hostelería, el empleo no termina de capitalizarlo. Y si esto sucede en agosto habrá que ver qué pasa en septiembre.

El desempleo ha bajado en la Provincia en 548 personas y todas las cifras que tanto a nivel positivo o negativo se van a barajar en el último paquete de datos son discretas en líneas generales. Y es que la bajada del paro en la Provincia se cuantifica en un discretísimo 0,4 por ciento.

Las malas noticias primero. Chiclana ha vivido una subida del desempleo de 66 personas, un 0,73 por ciento aunque su número total de parados se mantiene por debajo de los 10.000, concretamente 9.163. En la capital el paro subió en 13 personas, un 0,11 por ciento y su número total de parados se mantiene casi igual que en julio, 11.778.

Por su parte, El Puerto y San Fernando sí registran algo de creación de empleo, pero en cifras modestas. En el primer caso, son 74 portuenses los que salen de las listas del SAE, un 0,84 por ciento algo superior a la media provincial. El número de desempleados en El Puerto es de 8.770. Por su parte, San Fernando logra sacar de las listas del SAE a 39 isleños, una bajada del 0,38 por ciento ligeramente por debajo de la media provincial, y que estanca su número total de desempleados en la barrera de los 10.000, concretamente 10.224.

El mes de septiembre sigue siendo un mes turístico en la Provincia de Cádiz, pero ya no se está en temporada alta. Con todo, puede ser que el buen tiempo suponga un atractivo para quienes han reservado sus vacaciones en este tiempo. Habrá que estar pendientes a ver si la situación se enmienda o empeora, toda vez que el otoño hasta la campaña de Navidad, siempre es malo.