Profanan varias tumbas para robar joyas de los difuntos

El cementerio de Brenes (Sevilla) ha sido objeto de un suceso falto de escrúpulos

Parece un pasaje extraído de la literatura de terror de Edgar Allan Poe o de Stephen King. Pero en este caso se trata de un hecho real como la vida misma. Distintas tumbas del cementerio municipal San Sebastián de Brenes (Sevilla) han sido profanadas con el resultado de varios panteones y nichos abiertos y al menos un cadáver desenterrado, que ha sido dejado sobre el suelo del camposanto.

El suceso, desagradable, ha sido descubierto ya de mañana poco antes de la llegada de los primeros operarios del cementerio, quienes descubrieron los destrozos que se habían producido en la zona de los nichos nuevos. Tanto la Policía Local como la Guardia Civil sospechan que el hecho responde a personas que han querido extraer -robar- joyas y enseres con las que fuesen enterrados vecinos de la localidad.

En este sentido cabe constatar que los profanadores han desenterrado incluso el cadáver de una mujer enterrada hace unos días “posiblemente buscando algo de valor en el féretro” para dejar tirado el cuerpo en el pasillo del cementerio donde se levantaron los últimos nichos de este año, todos los cuales también han sido destrozados.

Todas las profanaciones se han centrado contra tumbas nuevas, la mayoría de las cuales aún ni siquiera tenían la lápida identificadora. Entre estas denunciables acciones se ha hallado la profanación de un panteón familiar de la localidad en la que sólo hay enterrada una persona con el propósito de buscar igualmente algún objeto de valor.

Sabida la noticia, numerosos vecinos de Brenes no han dudado en desplazarse pronto al cementerio para así comprobar si se han producido daños en las tumbas de sus familiares. Sin duda un suceso que ha suscitado el malestar de todos cuantos han conocido el alcance de este hecho tan falto de escrúpulos.