Entre rejas: «La Cárcel Antigua»

La capital de Huelva aún conserva los restos de lo que un día fue desconsuelo y tortura. Algunos vecinos, naturales del barrio de Isla Chica, no olvidan los gritos que de allí emergían

La Antigua Cárcel Provincial de Huelva, conocida por los paisanos como “la Cárcel Antigua”, se sitúa en uno de los barrios mas conocidos y concurridos de la ciudad: Isla Chica.

El edificio, a pesar de estar considerado Lugar de Memoria, se encuentra en un estado vejatorio y de abandono debido a la dejadez de las administraciones. Parece haberse olvidado la importancia que este recinto tuvo, principalmente, durante la etapa franquista.

Entre los años 60 y 70, tanto hombres como mujeres eran encarcelados injustamente por defender la democracia, la libertad y la justicia social. Esta se convirtió en la sede que recogía a los acusados por desobedecer la “Ley de Vagos y Maleantes”.

Sin embargo, la característica que, por desgracia resalta como la que más de este lugar, era la tortura y humillación que sufrían las personas por su condición sexual.

La cárcel castigaba con electroshock a los homosexuales, práctica que solo hacía dañar el cerebro y la salud de los presos. “Aún parece que escucho los gritos. Los dejaban allí meses para tratarlos con descargas. A ver si con eso dejaban de sentir algo” —declara una paisana—.

5.000 fueron los presos víctimas de represión sexual, castigados, además de con las ya nombradas prácticas, con acciones tan crueles como el destierro.

Otro de los datos que erizan la piel, reside en que el edificio estaba acondicionado para albergar a unas 300 personas. Pese a esto, llegó a acoger a más de mil represaliados.

Solo algunas personas se han atrevido a contar su historia y, entre todas las repercusiones morales y físicas, se encuentra la claustrofobia y el pánico absoluto al pasar cerca del lugar.

Un lugar insólito

Desde este reportaje, se pretende mostrar lo insólito de un lugar tan importante y a la vez tan abandonado y en ruinas, en medio de una zona altamente residencial de la provincia de Huelva.

De esta forma, se ofrecen puntos de vista que quizá pasen desapercibidos por la mayoría de ciudadanos, a pesar de estar más que presentes en el escenario.

Me incluyo la primera en este desconocimiento. Siempre había pasado por alto la presencia de este lugar que, la mayoría de habitantes, solo pronunciamos como lugar de referencia para hacer alusión a su cercanía con nuestro lugar de residencia.

Las fotografías reflejan cómo el paso del tiempo ha irrumpido en sus fachadas y las condiciones en las que se encuentran algunos de sus recovecos. Pero, sobre todo, hablan desde una perspectiva individual y de todo aquello que cada rincón evoca.

“La libertad es algo
que solo en tus entrañas
bate como el relámpago”

Miguel Hernández