Posible homicidio imprudente del dueño del pozo donde cayó el pequeño Julen

La magistrada entiende que existe un posible delito de criminalidad por no cerrar el pozo por el que cayó el pequeño

La jueza de Instrucción número 9 de Málaga ha considerado que los indicios que rodean el terrible accidente señalan al dueño de la finca como autor de un posible delito de criminalidad.

Según la magistrada, David Serrano, propietario del terreno, ha podido incurrir en un homicidio por imprudencia grave. El auto indica que, al no tomar las medidas oportunas y haber dejado el pozo abierto por el que cayó el menor.

Con esto, la jueza da por cerrada la investigación judicial y ha ordenado que continúen las actuaciones contra el propietario de la finca. En el auto, indica que las partes tienen un plazo de diez días (a partir de que se reciba el expediente) para solicitar la apertura de un juicio oral.

Este deberá ser solicitado por la acusación o, bien pedir el sobreseimiento del caso. A este requerimiento deberán responder la acusación particular, compuesta por los padres del pequeño, la Fiscalía y la defensa del propietario del terreno.

Según indica la jueza, la perforación de 110 metros de longitud fue realizada el 17 y 18 de diciembre con el fin de encontrar agua para establecer un pozo, pero al encontrarla decidieron cerrar la excavación con una piedra.

Aun así, según explica la magistrada, los trabajos continuaron el 5 de enero para realizar un muro de contención, por lo que el pozo quedó al descubierto con una boca de unos 25 cm.

Fue varios días más tarde, el 13 de enero, cuando los propietarios de la finca decidieron invitar a los padres de Julen, con quien la mujer del acusado comparte vínculos familiares, produciéndose el fatídico desenlace.

Defensa del propietario

El letrado Antonio Flores, que actúa como defensa de David Serrano, ha anunciado que presentará un recurso contra el auto dictaminado por la jueza. Flores considera que su defendido  anunció al padre de Julen la realización de varias prospecciones, por lo que defiende que era conocedor de la existencia del pozo.