“Forzar a alguien a salir del armario me parece profundamente inmoral”

Mercedes Milá concede una de sus más sinceras entrevistas en ‘La Sexta Noche’

Hay quienes afirman que, después de la reciente sufrida depresión -que la ha tenido en jaque (y casi en el dique seco) durante al menos dos años-, Mercedes Milá no es la misma. Que estaba desconcentrada. Recluida en sus pensamientos. Introvertida de puertas adentro. Triste hasta límites de cierta preocupante revisión.

Ahora ya parece que sí. Ahora ya ha salido de nuevo a flote. Con el vigor que es consustancial a su persona. “Ya dieron con el medicamento adecuado”. Y se encuentra muy recuperada. Acompañada siempre de su amor actual: un perro que es leal hasta el infinito. Así se presentó la Milá en el plató de ‘La Sexta Noche’. Tan pancha, tan liberada. Tan libre.

Destacó la figura del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como un ejemplo de resistencia, de lucha ante la adversidad. Sonreía e incluso reía a mandíbula batiente recordando algunas secuencias de sus primeros programas en televisión. Cuando se arrojaba a cuanto le ofrecían en propuestas de cierta innovación periodística.

No dejó aparcada su faceta de librera: “Hay que enriquecer las librerías desde la creatividad. En las librerías hay que ingeniárselas. No todo es vender el libro, uno a uno. Están cerrando muchas librerías. Porque hay que enriquecerlas.  Hay que compartir las emociones de leer un libro”.

Mila quiso bromear al respecto de hombres y de perros: “Cómo no va a haber más perros que maridos, si  los perros todo lo que te dan es felicidad y los maridos, a lo sumo, un ronquido”. Rechazó de raíz la actitud que ha tomado públicamente Nacho Palau, la ex pareja de Miguel Bosé: “Forzar a alguien a salir de armario me parece profundamente inmoral. Lo condeno públicamente. ¿Por qué tiene Miguel Bosé la voz tan tomada? ¿Por qué se ha quedado sin voz? Está oculto. No se fía de nadie. Yo lo quiero muchísimo y me tiene preocupada”.

Se habla de medios, de unos y de otros, y de medios que son competencia entre sí, “pero esto hay que tratarlo de un modo absolutamente transversal. Tenemos que darnos cuenta de este concepto cuanto antes”. Mercedes Milá recuperó su desparpajo. Para aterrizar sobre confesiones más personales: “Siempre he sido nudista. Eso sí: no hay nada menos erótico, más antierótico, que una playa nudista. Eso está claro”.