Andalucía propone novilladas a puerta cerrada

Hablamos del encuentro telemático con el mundo del toro; de las corridas en la «desescalada»; del calendario de las escuelas y de la reclamación de la FTL

La Junta de Andalucía propone que el XXVI Ciclo Promoción de Novilladas sin Picadores de Escuelas Taurinas Andaluzas se celebre a puerta cerrada y sin público, siendo televisado por Canal Sur TV. La Junta de Andalucía ha dado a conocer por su Consejero de Presidencia, Elías Bendodo, la propuesta para que se celebren los nueve festejos del Ciclo más la Final a puerta cerrada, a lo largo de una reunión telemática mantenida con los empresarios Ramón Valencia y José María Garzón, los ganaderos Rocío de la Cámara, Carlos Núñez y Victorino Martín, los toreros Morante de la Puebla, Pablo Aguado y Salvador Vega, el presidente de la plaza de Málaga Antonio Roche y el representante de la Unión Nacional de Toreros, Íñigo Fraile. A ellos les ha trasladado el apoyo de la Junta al sector taurino ya que es, económicamente, uno de los grandes perjudicados por el Covid-19.

Elías Bendodo

“Queremos trasladar nuestro total apoyo al sector taurino ante esta situación derivada por el coronavirus. Estamos buscando fórmulas y vamos a proponer medidas para intentar paliar, en la medida de lo posible, una crisis que está ya golpeando con fuerza en muchos sectores y con especial virulencia al toro de lidia por las limitaciones impuestas en el actual el estado de alarma”. En el encuentro han participado también el viceconsejero Antonio Sanz; el secretario general de Espectáculos Públicos, Miguel Briones; el secretario general de Agricultura, Vicente Pérez; y el director general de Emergencias y Protección Civil, Agustín Muñoz.

En estos días, cuando llevamos siete largas semanas de confinamiento por culpa del coronavirus, el mundo taurino se pregunta qué va a pasar con nuestra fiesta. Las preocupaciones van encaminadas a sacar algo en claro después de que el Gobierno haya presentado el plan para lo que llaman la transición hacia una «nueva normalidad», ya aprobada en el Consejo de Ministros.

Casi todos sabemos que se han establecido cuatro fases, de dos semanas cada una y que llegarán, en principio, hasta finales de junio. La fase 0 es de preparación; la fase 1 es la inicial, con ciertas actividades en cada provincia, y en ella se ampliará la actividad en el sector pesquero y agroalimentario; la fase 2 es la intermedia y en ella se permitirán actos culturales con menos de 50 de personas y menos de 400 sentados y se reanudará la caza deportiva; finalmente, la fase 3 es la avanzada y en ella se flexibilizará la movilidad general, en el ámbito comercial se limitará el aforo al 50% de la actividad con una distancia socia mínima de dos metros y, atención, se impone una excepción taurina ya que se abrirán la plazas, recintos e instalaciones taurinos con una limitación de aforo que garantice una persona por cada 9 metros cuadrados, lo cual se convierte en la medida más restrictiva.

Posteriormente a la presentación de la que hablamos, el Ministerio de Cultura ha confirmado que una vez se alcance la fase 3 en el plan de desescalada hacia la nueva normalidad, se permitirá «la apertura de plazas, recintos e instalaciones taurinas con una limitación de aforo, a partir del 8 de junio. Sin embargo, la entrada en una fase u otra se determinará a partir de una serie de parámetros que valoren la evolución de la pandemia en cada parte del país. Ponemos como ilustración el plano de una plaza que tenga un aforo de 8.244 espectadores, para ver cómo será su capacidad en la «nueva normalidad».

Advertisement
Un espectador cada 9 metros

Por causa del estado de alarma, la temporada taurina de la Asociación Andaluza de Escuelas Taurinas «Pedro Romero» ha sufrido importantes efectos. Eduardo Ordóñez, su presidente ha explicado: “Nos vimos obligados a tener que aplazar hasta nuevo aviso la presentación del proyecto del Fomento de la Cultura Taurina de Andalucía 2020, que estaba previsto para el pasado viernes 13 de marzo, en el Hotel Gran Meliá Colon-Sevilla». Desde el origen de la crisis sanitaria la A.A.E.T. «Pedro Romero» ha venido trabajando en la reorganización del proyecto del Fomento de la Cultura Taurina de Andalucía, que esta temporada cumplía 21 años. “Vamos a seguir trabajando de forma coordinada y consensuada avanzar en la reordenación del calendario.

Calendario de escuelas

La entrega del material de toreo a las escuelas, la imposición de la Insignia de Oro a don Ramón Valencia, el XXIV Ciclo de Becerradas en Clase Práctica, el XXVI Ciclo de Novilladas sin Picadores en Clase Práctica, el XXI Encuentro Andaluz de Escuelas Taurinas, y el nuevo proyecto ‘Jugando al Toro’ se celebrarán lo antes posible, en el momento que la autoridad competente lo permita. Para ello contamos con el compromiso sin fisuras de la Junta de Andalucía y el apoyo de Canal Sur TV. Queremos agradecer a todas la escuelas, ganaderos, administraciones, aficionados…la comprensión que han demostrado en una situación que esperemos acabe cuanto antes”.

Traemos a nuestras páginas, igual que la semana pasada, a la Fundación del Toro de Lidia (FTL), que toma constancia de la inclusión de los festejos taurinos dentro de los eventos que podrán comenzarse a realizar en la fase 3 de vuelta a la «nueva normalidad». La FTL trabajará con el Ministerio de Cultura por el objetivo de lograr medidas en línea con lo que se adopte para el resto de espectáculos culturales. Al efecto, su presidente, Victorino Martín, ha declarado que “es un inicio aunque queda mucho para concretar cómo se puede lograr que sean los espectáculos viables económicamente con la reducción del aforo”.

Para compensar la reducción de ingresos, la FTL reclama medidas de apoyo y compensación para el sector taurino porque «el mundo del toro apenas ha tenido nunca apoyo económico del Estado, a diferencia del resto de industrias culturales. Los espectáculos taurinos pueden ser un gran aliado en la reactivación de la economía local”.

Terminamos con un apunte histórico. El cese de la actividad taurina por el coronavirus es el primero que se produce en España desde hace más de un siglo, desde la gripe española del año 1918, ya que las corridas no dejaron de celebrarse ni siquiera por la Guerra Civil, que duró de 1936 a 1939. La última corrida de 1918 se celebró en Madrid el 10 de octubre, cuando hubo dos hechos destacados: la despedida de Rafael El Gallo y la primera concesión de un rabo en Madrid, a manos de Joselito el Gallo, de cuya muerte este 2020 se cumple un siglo; la foto de la revista «La Lidia» de 1918 con la actuación de Joselito traemos aquí.

Joselito en Madrid 1918

Anteriormente había habido sucesos graves en la vida nacional pero no fueron suficientes para que las corridas de toros dejaran de celebrarse; por ejemplo, el desastre del 98 o, más atrás, las guerras carlistas. Concretamente, el 2 de mayo de 1898, cuando se conoció el desastre de Cavite» con la pérdida des Filipinas, el gobierno de Sagasta se opuso a la suspensión de la corrida del 2 de mayo en Madrid «para no deprimir el ánimo del público». Fue un razonamiento gubernamental similar al que ahora el Gobierno usa para justificar el pronto retorno de los partidos de fútbol. El único momento en que dejaron de celebrarse corridas durante el siglo XIX fue el periodo de 1805 a 1808, por la prohibición de Carlos IV, anulada por José Bonaparte cuando quiso congraciarse con el pueblo español.