Nueva alerta sanitaria por yogures con trozos de fruta

Un popular fabricante de lácteos advierte a un conocido supermercado que unos yogures de su marca blanca pueden tener trozos de goma negra

Nueva alerta sanitaria por yogures con trozos de fruta

Un popular fabricante de lácteos advierte a un conocido supermercado que unos yogures de su marca blanca pueden tener trozos de goma negra

Unos yogures desnatados con frutas de la marca El Corte Inglés -la blanca de este conocido establecimiento- podrían contener pequeños trozos de goma blanda de color negro, según ha hecho saber la propia cadena en su página web, por indicación de la empresa, Lactalis Nestlé ultra frais.

Por esta razón, piden a las personas que podrían tenerlos en sus domicilios sin consumir, que «por precaución» no los tomen.

Se trata del yogur desnatado con frutas que se vende en un formato de ocho unidades de 125 gramos cada una, dos de cada uno de estos sabores: melocotón, piña, manzana y fresa. En concreto, la alerta afecta a los lotes con las siguientes fechas de caducidad: 14,21 y 27 de febrero y 6 y 12 de marzo.

Según ha indicado un portavoz de El Corte Inglés, la empresa ya ha retirado el producto de todos los establecimientos de la citada cadena, aunque han indicado que se trata de un aviso hecho «por precaución», y que «aunque se ingiera no entraña ningún riesgo para la salud» del consumidor.

La retirada del producto ha sido voluntaria por parte de la empresa encargada de elaborarlos. Todo apunta, según los primeros datos recabados, a que se podría haber caído algún trozo de goma en la fruta (melocón, concretamente) empleada en los yogures.

En el mismo aviso donde dan constancia de la retirada, ofrecen la posibilidad de recuperar el dinero de los productos si se han adquirido online, para lo que tendrán que contactar con el servicio de atención al cliente a través del email a clientes.supermercado@elcorteingles.es, indicando el número de pedido online para que se les pueda realizar el abono del importe del artículo.

El fabricante de estos yogures se vio envuelto en una polémica a principios de 2019, cuando tuvo que retirar distintos productos para lactantes fabricados en su fábrica tras haberse contaminado accidentalmente con Salmonella, que contrajeron algunos niños -en su mayoría franceses, pero también un español y un griego-.