Llaman a la calma en los besamanos de Jaén ante el coronavirus

Las cofradías jienenses ha indicado que no se ha realizado ninguna recomendación en particular y desde la Diocésis de Jaén tampoco se va a tomar ninguna medida especial

La Agrupación de Cofradías de Jaén ha hecho un llamamiento «a la calma y a la normalidad» en los actos de besamanos y besapiés que tienen lugar en la capital jiennense ante el coronavirus.

Francisco Latorre, presidente de la Agrupación de Cofradías de Jaén, ha indicado que no se ha realizado ninguna recomendación en particular y desde la Diocésis de Jaén tampoco se va a tomar ninguna medida especial, a menos que la Conferencia Episcopal envíe alguna indicación, según han comentado en declaraciones a Europa Press.

«Cada hermandad y cada parroquia es libre de hacer lo que crea conveniente», ha manifestado Latorre, que ha considerado la alarma por el coronavirus «excesiva». «Todo continuará con normalidad, los actos y cultos, así como las procesiones y los preparativos para salir a la calle sigue igual, a menos que el Gobierno indique lo contrario», ha dicho.

De hecho, desde la agrupación han apuntado que «no es necesario besar el pie o la mano» durante estos eventos, pues se trata de un acto voluntario y con una inclinación «es suficiente».

Ricardo Cobo, hermano mayor de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús, ha apoyado las indicaciones de la agrupación y ha señalado que desde la hermandad se continúa con el besapié a Nuestro Padre Jesús que comienza el próximo jueves, 12 de marzo.

«Organizamos el acto con normalidad, con las precauciones lógicas que puedan aplicarse ante cualquier enfermedad de efecto contagioso», ha señalado. Cobo, que también ejerce como profesional de la medicina, ha destacado que la alarma «es menor» a la que comparte la sociedad.

«Hay más fallecidos por la gripe común que por casos de coronavirus, de los que muchos ya reciben el alta y que se supera igual que cualquier otro proceso de infección, solo que es una novedad y para pacientes de salud delicada es más peligroso y su vida corre riesgo, igual que lo hace con un catarro», ha explicado.

Así, en la hermandad se seguirán medidas «que marcan el sentido común». «Lo primero es tener a la gente informada; lo segundo, recordar que todos los actos son voluntarios, no obligatorio, y que con inclinarse o con una reverencia se muestra el mismo significado piadoso que con un beso», ha explicado Cobo, que ha apuntado que usarán pañuelos de un solo uso para los que realicen el besamanos o besapié.

Desde el colectivo de hermandades de la capital jiennense se ha aconsejado «hacer vida normal» con las pautas de higiene «básicas» y seguir las medidas de las autoridades sanitarias, que «serán quienes decidan si se suspenden definitivamente los actos».

Actualmente, según se ha comunicado a Europa Press, la Cofradía de la Vera Cruz se reúne esta tarde con el capellán de la Basílica Menor de San Ildefonso ante el anuncio de la posible suspensión del besapié a Jesús Preso, previsto para este viernes, 6 de marzo.

María Ángeles Espinosa, gobernadora de la Vera Cruz, ha manifestado que es una decisión ajena a la cofradía, tomada «unilateralmente» por parte del capellán y que en la reunión se busca que finalmente se celebre el acto porque «el único caso de Jaén está controlado y no hay ningún problema, solo una excesiva alarma social».

Desde la Agrupación de Cofradías han indicado que trabajan para que todo prosiga «con normalidad» y en el caso en el que la Semana Santa sea suspendida por los casos de coronavirus «habría una reunión con los hermanos mayores» y que no afectaría solo a los cofrades, sino «a toda la sociedad».

«Sería una ruina, tanto para la ciudad como para el Estado, pues el IVA de las sillas que se ha cobrado, evidentemente, no se ingresará, así que no hay que ser tan alarmista», ha manifestado Latorre, que ha añadido que «quedan 30 días para la Semana Santa y no creo que haya ningún problema».