Condenado por zarandear a su hija y quebrantar una orden de alejamiento

El susodicho tenía una orden de alejamiento sobre su expareja y su hija

La Audiencia de Málaga ha condenado a dos años y un mes de prisión a un hombre por zarandear a su hija de 12 años tras entrar sin permiso en la vivienda de su expareja, a pesar de tener una orden de alejamiento de ambas. Además, se le prohíbe comunicarse con la niña durante cuatro años y con la mujer durante tres.

Los hechos sucedieron el 23 de diciembre de 2018. Según se declara probado, el hombre fue al domicilio de la mujer en Málaga capital y «como estaba cerrado y quería entrar, se introdujo en su interior sin la voluntad ni consentimiento» de ella, aunque no ha quedado demostrado que rompiera la cerradura.

Además, después «zarandeó a su hija, no causándole lesiones», señala la resolución, en la que se apunta que el acusado, que fue detenido ese mismo día, incumplió las prohibiciones de estar y residir en Málaga y de aproximarse a la mujer y a su hija, que tenía decretadas judicialmente desde un mes antes.

Por estos hechos se le condena por un delito de malos tratos a una pena de siete meses y 15 días de prisión y dos años de prohibición de tener armas; así como por allanamiento de morada, por el que se le impone un año de cárcel, y por quebrantamiento de medida a una pena de seis meses.

Asimismo, se le impone la prohibición de comunicarse o aproximarse a las víctimas a menos de 200 metros durante cuatro años en el caso de la hija y por un periodo de tres años en lo referente a la mujer. Se le aplican las circunstancias que agravan la pena de parentesco y reincidencia y la que atenúa de intoxicación por droga.

La sentencia, que ya es firme, se ha dictado tras expresar el acusado su conformidad y reconocer los hechos, por lo que no fue necesario el desarrollo del juicio que se iba a celebrar con un jurado popular.