Cádiz se sumerge de lleno en la Cuaresma

La imagen de Nuestro Padre Jesús del Mayor Dolor preside un solemne vía-crucis en la Catedral

Las pesimistas previsiones meteorológicas de días anteriores hacían presagiar lo peor. La sombra del pesimismo se cernía sobre unos cofrades de Sanidad que ya vivieron esa sensación tan desalentadora en 2013.

Sin embargo, el cielo abrió para que todo pudiese desarrollase con normalidad. Otro golpe de mala suerte no hubiese sido justo para una hermandad que viene trabajando mucho y bien desde hace varios años.

Ayer puso un nuevo broche a su historia reciente y demostró con su buen hacer que el detalle del Consejo Local de Hermandades de otorgarle ese privilegio en tan poco tiempo no pudo resultar más acertado.

El corto recorrido que separa las catedrales de Cádiz se llenó de fieles para contemplar un traslado que apenas se alargó en algo más de media hora. Un cortejo igualmente nutrido y con el necesario acompañamiento de las cofradías de la ciudad.

Poco después de las ocho de la tarde, la imagen llegaba a la seo donde aguardaba un buen número de fieles para rezar las estaciones del vía-crucis. Ausencias significadas como la del propio obispo, Rafael Zornoza, de visita en Madrid.

Con la solemnidad y el rigor que caracteriza a la corporación penitencial todo transcurrió con un enorme silencio, solo empañado por una iluminación excesiva para un acto litúrgico y el descontrol que suele rodear al rezo de las estaciones.

Una hora después tocaba regresar al Pópulo, un tránsito que resultó igualmente histórico ya que se pudo presenciar el discurrir de la talla por el emblemático Arco de la Rosa camino de Santa Cruz.

Cádiz abandonaba de esta forma su faz más carnavalesca para sumergirse de lleno en una Cuaresma que culminará el próximo 5 de abril, Domingo de Ramos, con el inicio de las estaciones penitenciales de la Semana Santa, desfiles que vivirán su anticipo el 3 de abril con la Fraternidad Servita.