El cumpleaños de la Reina Sofía viene marcado por la crisis de la Corona. Si el nombre de Don Juan Carlos I ha sido pronunciado este año más que ningún otro, incluso que aquel mes en el que abdicó, el de la Reina Sofía no se ha quedado atrás…. Pero ella puede estar tranquila porque no se ha hablado en el mismo tono; ni muchísimo menos se la ha juzgado como profesional de una Corona que ha dado muchas noticias buenas a nuestro país. Pero que también ha levantado las polémicas cuando menos lo necesitábamos.

La Reina Sofía cumple hoy 82 años y lo hace en un año que jamás hubiese creído vivir. Su marido fuera de España, su hijo intentando limpiar la imagen de la Corona española; su hija la Infanta Cristina intentando superar este tiempo en soledad sin su marido. Y su yerno cumpliendo la condena de prisión… un sin fin de situaciones que han ido debilitando el muro de lealtad y honradez que levantó la Reina Sofía, sobre todo en el ámbito familiar.

Siempre con una sonrisa para todos

La Reina Sofía siempre estuvo ahí para la Corona, con una sonrisa en su rostro para todos y todas. Aunque han sido pocas las veces que la hemos visto este año después del abandono de su marido de España. Pero cuando lo ha hecho, la Reina Sofía ha sido como siempre, mostrándose tan simpática y atenta con el pueblo como de costumbre. Parece que las buenas costumbres por su parte no se pierden. Y se ha unido más que nunca a su hijo, el Rey Felipe VI, que lucha cada día por levantar la imagen de una Monarquía que se ha visto afectada por las polémicas de su padre.

De esta manera, se trata del cumpleaños más complicado para una Reina Sofía que se sigue debiendo a su pueblo. Y que ha visto como se le ha ninguneado públicamente. Sin saber dónde se encuentra su marido, le emérita sigue su camino sin el hombre al que ha acompañado toda su vida al servicio del pueblo español.

Nadal y su defensa del Rey

El tenista español Rafa Nadal ha asegurado que puede que el Rey Juan Carlos se haya «equivocado» en algunas de sus acciones. Pero que «siempre» hay que recordar «lo que ha hecho por España«.

Además de reconocer que los ‘tics’ que tiene durante los partidos le ayudan a «ordenar» su cabeza y a silenciar «las voces internas». Ha apelado a «resistir» y a «luchar» por cosas más importantes que el tenis durante la pandemia de Coronavirus.

«Puede que se haya equivocado, pero hay que recordar siempre lo que ha hecho por España». Así lo declaró en una entrevista al periódico italiano Corriere della Sera, en la que no quiso desvelar si se considera más de izquierdas o de derechas. «No me hagas hablar de política», bromeó.

En una extensa charla, el balear explicó también por qué sigue viviendo en España, cuando podría residir en otro país y pagar menos impuestos. «Soy español, y estoy feliz de serlo. Por supuesto, cuando llega la factura de impuestos, estoy un poco menos feliz. Pero tuve la suerte de nacer en un país con muchas virtudes, lo que me dio una buena vida», dijo. «Me siento profundamente manacorí, mallorquín, español y europeo. Y me siento cuatro veces afortunado», añadió.

Tampoco eludió la pregunta de si cree en la existencia de Dios. «No lo sé, y no me lo pregunto. Para mí lo importante es portarme bien, ayudar a los que lo necesitan. Creo en la buena gente. Y si Dios existe, será maravilloso», apuntó.

Tics para concentrarse

En otro orden de cosas, Nadal se mostró todavía sorprendido por haber conquistado este año su decimotercer título de Roland Garros. «Yo tampoco lo sé. Si me pasó a mí, le puede pasar a otro. Soy una persona normal, con mis incertidumbres y mis miedos», dijo, aunque entre ellos no está la derrota. «Miedo a perder, nunca. Pero siempre pienso que puedo perder. Lo pienso todos los días, contra cualquier rival, y esto me ayuda mucho», indicó.